El Papa considera las nuevas tecnologías un "verdadero don" para la humanidad y un canal para la comunicación y las nuevas amistades, pero advirtió que cuando ese deseo de conexión virtual se convierte en obsesivo la consecuencia es que la persona se aisla, interrumpiendo su interacción social.

Benedicto XVI así lo señala en su mensaje con motivo de la 43 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebrará el 24 de mayo próximo y fue presentado hoy en el Vaticano.

El mensaje tiene como lema "Nuevas tecnologías, nuevas relaciones. Promover una cultura de respeto, de diálogo y amistad", y está destinado a la "generación digital", como llama el Pontífice a las personas, sobre todo jóvenes, que usan estas tecnologías.

El Obispo de Roma señaló que las nuevas tecnologías tienen que estar al servicio "de todos los seres humanos, especialmente los más necesitados y vulnerables".

Agregó que de la nueva cultura de la comunicación se derivan muchos beneficios para las familias, los estudiantes, la investigación, la ciencia, entre otros, y que ese anhelo de comunicación y amistad tiene su raíz en la propia naturaleza humana.

Sobre la amistad, Benedicto XVI señaló que a través de ella crecemos y nos desarrollamos como seres humanos y advirtió que no se debe "banalizar" ese concepto.

"Sería una pena que nuestro deseo de establecer y desarrollar las amistades on line fuera en deterioro de nuestra disponibilidad para la familia, los vecinos y quienes encontramos en nuestra vida cotidiana. Cuando el deseo de conexión virtual se convierte en obsesivo, la consecuencia es que la persona se aisla, interrumpiendo su interacción social", denunció el Papa.

Benedicto XVI animó en su mensaje a todas las personas que trabajan en el mundo de la comunicación digital a comprometerse "en promover una cultura de respeto, diálogo y amistad, a respetar la dignidad y el valor del ser humano".

"Quienes las usan deben evitar compartir palabras e imágenes degradantes para el ser humano y excluir por tanto todo lo que alimenta el odio y la intolerancia, envilece la belleza y la intimidad de la sexualidad humana o lo que explota a los débiles e indefensos", subrayó el Pontífice.

Benedicto XVI consideró "alentador" ver como surgen nuevas redes digitales que tratan de promover la solidaridad humana, la paz y la justicia, los derechos humanos, el respeto por la vida y el bien de la creación.

El presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, el arzobispo Claudio María Celli, encargado de presentarlo, dijo que el mensaje del Papa es muy "positivo", está destinado especialmente a los jóvenes, que son los que más usan las nuevas tecnologías, y que con el mismo el Pontífice auspicia que esas nuevas tecnologías estén al servicio de los más necesitados y vulnerables.

 

EFE