Piratas informáticos lograron introducirse en el más costoso programa de armamentos del Pentágono, el proyecto de avión caza F-35, afirma este martes el Wall Street Journal.

Citando a altos funcionarios y ex altos funcionarios estadounidenses, el diario explica que piratas informáticos lograron copiar datos concernientes a ese programa de 300.000 millones de dólares, bautizado Joint Strike Fighter, lo que podría hacerlo más vulnerable.

Intrusiones parecidas se registraron estos últimos meses en el sistema de control aéreo de la Fuerza Aérea estadounidense, según las mismas fuentes.

El Wall Street Journal ya había informado que se habían pirateado los ordenadores utilizados para gestionar el sistema de distribución de electricidad y otras infraestructuras en Estados Unidos.

Un reciente informe del Pentágono destaca que la guerra cibernética forma parte de las prioridades de Pekín, y que numerosas intrusiones en la red de ordenadores del gobierno estadounidense y otros países "parecen provenir" de China.

AFP