Captura YouTube / deakinuniversity

 

El más logrado simulador de vuelo del mundo se encuentra en Australia y demandó una inversión US$ 1.8 millones al gobierno de ese país, aunque requerirá otros US$ 210 mil para que empiece a funcionar oficialmente.

El Centro de Investigaciones de Sistemas Inteligentes de la Universidad de Deakin encontró como meta superar lo hasta ahora conocido en el campo de los simuladores y por eso desarrolló un brazo robótico que gira el módulo de entrenamiento velozmente hacia cualquier dirección. De esa manera consigue que el piloto sienta como si de verdad estuviera a bordo de un caza.

El director del centro de investigación, Saeid Nahavandi, explicó que el artefacto es capaz de girar en dos ejes de alta velocidad para recrear las volteretas u otras maniobras que el piloto esté dispuesto a experimentar.

Del mismo modo, puede reaccionar de acuerdo a la situación escogida, por ejemplo, reproducir una turbulencia o un ala rota.

Además, tiene entre sus funciones medir el rendimiento de los pilotos y determinar su estado mental y físico gracias a electrodos y sensores que miden su pulso y presión sanguínea.