El artista trujillano se ha convertido en una sensación en redes sociales gracias a un grupo de Dota 2. | Fuente: Composición

Las redes sociales han permitido la viralización de nuevos personajes. Hemos visto casos de todo tipo y, aunque la mayoría de ellos son extranjeros, Perú cuenta con uno representativo.

Payaso de profesión, Edgar Mendoza, mejor conocido en YouTube y Facebook como “Chupetín Trujillo”, es, sin lugar a dudas, el más famoso de ellos. Lleva haciendo actos circenses desde hace 6 años en Trujillo. Sin embargo, su gran popularidad actual se debe al “bullying cibernético”.

Remontarnos a sus inicios en internet es regresar al 2018, con el salto del personaje a las redes sociales. Mediante el canal Cable Vision TV de Trujillo, el payaso inauguró un programa de comedia ‘Los Chupetines’. Contaba con un público pequeño y fiel, pero bajo para los estándares online.

Para desgracia (o para fortuna, dependiendo de cómo lo veas), un grupo de Facebook llamado El Julgolero -se dedicaba a realizar ataques de manera anónima- llegó a este programa. Los cientos de miembros empezaron a ver sus transmisiones, pero sin malicia.

Las transmisiones empezaron a viralizarse y a llegar a nuevos grupos de interés peruano. Es así como llega a uno de jugadores de Dota 2 llamado Beba Army (nombre en honor al apodo del exjugador profesional llamado “Sideral”). Con estos nuevos espectadores, las cosas empezaron a salirse de control.

Insultos, trolleos en vivo y llamadas amenazando al grupo de personajes en pantalla fueron pan de cada día, exasperando al intrigado payaso, quien no sabía el porqué de estos ataques.

“Las bromas” empezaron a subir de tono, tildándolo de violador, secuestrador y delincuente. Esta línea marcó el ahora popular “Vas a caer, Chupetín”, frase que lo acompaña hasta en estos días. Era común ver personas etiquetando a la policía nacional o al mismo FBI, acusándolo de los hechos más atroces que una persona podría realizar.

El bullying lo catapultó al estrellato

En contra de la creencia popular, y a pesar de ser testigos de un capítulo en el que Edgar Mendoza pierde el control al finalizar su episodio luego del sinfín de ataques en redes sociales, Chupetín Trujillo no fue expulsado por la emisora, sino que finalizó su contrato laboral.

Chupetín Trujillo ha aceptado las grandes molestias de estos memes e insultos. En entrevistas a medios locales ha confirmado que su familia fue la más afectada en el caso, llamándolo tras cada programa para saber el porqué de estas acusaciones.

Con el paso de las semanas, las burlas no cesaban en sus redes personales y Chupetín tenía que hacer algo: terminar su carrera debido a estas burlas o sacarle provecho. Ya sabemos qué decidió.

El caso solo lo ha fortalecido más. “Si sufres bullying en colegios, jardines o redes sociales, no se dejen caer”, repite el cómico adaptando la popular frase con el que se recuerda. Ahora, declara animar eventos privados, inaugurará su propia carpa de circo en Trujillo y regresará a la televisión con su programa. En su personaje, Edgar recibe cariño de la gente en la calle y decenas de personas se toman foto con él.

¿Cuántos memes de Chupetín has visto? ¿Stickers de WhatsApp? ¿Videos de Facebook? Solo buscando en YouTube, podemos encontrar canciones editadas con sus frases con miles de reproducciones.

El bonus: El origen del “Gaaa”

Chupetín no inventó la frase, pero es su grito de batalla. Nuevamente, remontándonos al nacimiento del personaje, el grupo de Dota 2, Beba Army, creó esta frase en una especie de trama interna entre sus miembros.

Como se mencionó, 'Sideral' es el creador del grupo y el personaje principal (es importante mencionar que él nunca mandó a sus seguidores a atacar a Chupetín). Por lo mismo, su vida era el centro de atención de los miles de miembros.

Citando a Freddy “Smash” Sina, uno de los jugadores profesionales de Dota 2 más populares del país, “un gago estuvo con la expareja de ‘Sideral’. Él, en vez de reírse con un “jaaaa”, decía “gaaaa”. Los usuarios de la Beba Army utilizaban esta frase contra Sideral, convirtiéndola en una marca del grupo”.

Por lo mismo, al momento de la masificación de las burlas hacia Chupetín, la frase acompañaba las bromas. “El gaaaaa es un grito de expresión de felicidad. Si estás feliz, bota tu gaaaa. Estás enojado, bota tu gaaaa. Estás triste, bota tu gaaa”.  La frase puede ser comparada con el popular "Fuaaa".

No existe un regla lingüística que especifique la longitud exacta del "Gaaa", pero con tres o cuatro "A" basta. 

A diferencia de otros personajes, Chupetín ha logrado acoplarse a esta forma de vida. No muestra soberbia ni tampoco debilidad. Surgiendo del bullying que recibió, ahora es figura de internet y podrás verlo (y escucharlo) en cualquier lado. Constantemente agradece a los doteros y a las personas que lo ayudaron a consolidarse.

Un "Gaaa" a su nombre.

¿Qué opinas?