El juego del calamar
Series y streaming: ¿Cómo algunas producciones se convierten en fenómenos mundiales? | Fuente: Netflix

A poco más de un mes del estreno de “El juego del calamar”, esta producción sigue liderando el top 10 de lo más visto en Perú en Netflix. Una situación similar se ha visto en todo el mundo. La serie surcoreana ha logrado convertirse en fenómeno mundial, al igual que “La casa de papel” o “Chernóbil”.

La lista es larga si hablamos de series que se han convertido en grandes éxitos, entre ellas “Lupin”, “Dark”, “Stranger Things”, “Unorthodox”, “Narcos”, “Black Mirror”, entre otras. Pero, ¿cómo estas series superan las barreras geográficas y de idioma y se convierten en éxitos de las plataformas de streaming, alcanzando audiencias mundiales?

Bruno Rivas, periodista especialista en temas internacionales y autor de “Oscura Globalización” (Editorial UPC), comenta que para saber qué factores son claves del éxito de algunas series del streaming a nivel mundial se debe entender cómo funciona la globalización cultural actualmente.

“Cuando cayó el muro de Berlín se planteó la idea de que la cultura occidental se debía imponer como la única cultura hegemónica en el mundo. Sin embargo, con el paso de las décadas hemos podido observar que este fenómeno no necesariamente es así. Si bien la cultura occidental es la que tienen una mayor preponderancia en el mundo globalizado, en las últimas décadas, hemos podido ver que culturas de otras regiones han logrado extenderse gracias a lo que vamos a llamar las industrias de contenido, como la televisión, el cine, la moda, los cómics, los videojuegos”, comenta.

Rivas menciona que el hecho de que consumamos novelas de países como Turquía o que escuchemos música de Corea del Sur es un ejemplo de globalización y es “más multicultural de lo que se cree”.

“Es un proceso mucho más complejo y heterogéneo que la globalización occidental que se pensaba se iba a dar a partir de la década del 90. Eso hace que empresas como Netflix sean conscientes de que no solamente deben generar productos que provengan de occidente (Estados Unidos o Europa) sino que es importante que abran sus contenidos como “El juego del calamar””, añade.

EL IDIOMA YA NO ES UN OBSTÁCULO

Desde hace algunos años, las series en un idioma distinto al inglés y que son distribuidas a través del streaming han logrado convertirse en fenómenos a nivel mundial. Luis Felipe Alvarado, comunicador y director académico de Comunicaciones de Toulouse Lautrec, menciona que entre los factores que impulsan ese éxito se consideran “la inclusión de series españolas y mexicanas en gran medida”.

“Estas tendencias se basan en una gran cantidad de gente que las sigue por una cuestión netamente cultural. Los productos mexicanos y españoles son muy consumidos a nivel mundial desde la época de ‘Tintán’, ‘Cantinflas’ o ‘El chavo del ocho’, así como también los contenidos españoles”, resalta.

Alvarado agrega que “la cinematografía hechas en Perú, Ecuador o Chile, no son acogidas con el mismo nivel: es decir, el público está de alguna manera preparado para concebir la ficción de estos países en tanto a la ejecución de narrativas como de modismos del idioma”.

El comunicador menciona que los contenidos en habla castellana también han tenido gran acogida en la audiencia global, como ha sido el caso de “Vis a Vis”, “Narcos”, “La casa de papel”, entre otras.

“Hay una irrupción importante de estos contenidos y un fenómeno que los mismos españoles han definido como una entrada adicional a lo que es la narrativa de series. Es un gran hallazgo que están disfrutando en estos momentos y en el que eventualmente, en algún momento, tendremos que aprovechar la ola en subida de la demanda de producciones en habla hispana”, menciona.

Esa ola, de la que habla Alvarado, por ejemplo, puede verse con el ingreso de “El último bastión”, aclamada serie sobre los años de la Independencia a Netflix y lanzado en su catálogo internacional.

En esa línea, Julio Centurión, director ejecutivo de la agencia de marketing SHOCK, añade que si bien desde hace muchos años, nuestra manera de consumir cine o ver series se ha centrado en la industria estadounidense, con el tiempo fue variando, sumándose la televisión por cable y la globalización”.

“Ambos ayudaron a diversificar el consumo y eso fue positivo para poder ampliar el criterio de consumo frente a los contenidos audiovisuales. De esa manera se fueron formando ferias internacionales que también ayudaron, ahí se podían juntar los productores de contenidos con los canales y cineastas para poder generar contenido nuevo interpaises.”, añade.

Centurión menciona que de esta forma, las nuevas generaciones también han contribuido a que haya una explosión de consumo”.

“Si bien es cierto que antes teníamos nichos que consumían determinados contenidos, tipos de perfil de consumo audiovisual, ahora se ha amplificado. Las redes sociales ayudan a amplificar con mayor velocidad y de esta forma se empiezan a generar corrientes”, sostiene.

STREAMING Y NUEVAS AUDIENCIAS

En su mes de estreno, “El juego del calamar” alcanzó los 110 millones de espectadores, logrando estar en el top 10 en varios países.

Rivas comenta que tiene que ver en cómo ha cambiado la industria del entretenimiento. “Antes teníamos a la gran industria del entretenimiento que era Hollywood […] Sin embargo con la globalización, el neoliberalismo, tenemos que no solamente grandes compañías hacen películas, sino que tenemos pequeñas productoras locales que son capaces de generar cine y series”, dice.

El periodista sostiene que “generar productos de contenido local también influye en que el público esté interesado en lo que se genera”.

Por su parte, Alvarado menciona que uno de los efectos colaterales de la pandemia es que “los contenidos en plataformas de streaming como Netflix se vieron rápidamente desbordadas a nivel de consumo porque la gente, en vista de que las medidas de reclusión social en nuestros hogares, comenzamos a demandar de manera voraz todo contenido a disposición”.

“El contenido se convirtió en una fuente importante de creación o realización de producciones para estas plataformas dada la alta demanda que se tuvo de manera exponencial y sorpresiva. Nadie se imaginó que iba a crecer tanto la industria del entretenimiento casero. […] Aun hoy sigue siendo muy importante el consumo masivo de ese tipo de producciones”, añade.

Agrega que las series web también ha visto su despegue en el consumo masivo, de formato pequeño y de corte juvenil.

Finalmente, Centurión sostiene que si queremos entender cómo es que el streaming ha cambiado nuestra forma de ver el contenido audiovisual, “debemos remontarnos a cómo es que diferentes intentos anteriores a lo que hoy conocemos como Blockbuster”.

“En este tiempo pandémico se ha vuelto un consumo más afín. […] Es una excelente alternativa para poder consumir en casa y de manera hiperpersonalizada, como trabaja Netflix”, finaliza.

NUESTROS PODCASTS

Entendí esa referencia

EER+ 08 El documental de Britney Spears


Diego y Lucía comentan "Britney vs Spears", el documental de la Princesa del Pop. ¿Qué pasó realmente con la superestrella de la música? ¿Es realmente bueno el documental? Te guste o no el pop, es imposible ser indiferente con respecto a esta historia.