PUBG Mobile
El juego es desarrollado por PUBG Corporation, pero distribuido por Tencent. | Fuente: Tencent

Cada cierto tiempo, un nuevo videojuego es indicado como “violento” y como amenaza para los jóvenes jugadores. Aunque en los últimos meses no hemos escuchado un caso fuerte en nuestra región, en Asia sí que hay uno que provoca dolores de cabeza a padres de familia, pero también a ministerios: PUBG Mobile.

Este videojuego, versión para celulares de su hermano de computadoras, es un título publicado por Tencent, la multimillonaria con sede en China. En 2020, recaudó más de 2.6 mil millones de dólares en el mundo, un 64.3% más que en el 2019, según Sensor Tower.

Su jugabilidad es típica del battle royale: caes en una isla, tienes que recoger un arma, chalecos y sobrevivir. Por lo mismo, ha sido señalado como “violento” para los jóvenes, el grueso de su público objetivo. Sin embargo, la seguridad de datos es otra de las razones para sospechar de ella.

Aunque China, país de origen del juego, la ha suspendido y censurado por “su gran derramamiento de sangre” (sacando una versión Game For Peace donde los jugadores no mueren), son países de Asia con conflictos con el mismo quienes han hecho gala de este poder de suspensión.

Nepal

Este país del Himalaya fue el primero en bloquearlo, luego de que la Autoridad de Telecomunicaciones de Nepal (NTA) citara el impacto negativo de PUBG Mobile en niños y adolescentes.

Según la policía local, si se encuentra a alguien jugando al popular videojuego, será arrestado"El proveedor de servicios móviles o de Internet también se enfrentará a la acción si no implementa la prohibición". 

Pakistán

En este país, la Autoridad de Telecomunicaciones (PTA) suspendió el juego por quejas de los padres de familia, quienes aseguraban que era adictivo y una pérdida de tiempo. Para ellos, “impactaba negativamente en la salud psicológica y física de los jóvenes”.

Sin embargo, a las semanas se levantó la suspensión luego de que la entidad tuviera una reunión con Proxima Beta (PB), la distribuidora que publicaba el juego en el país.

India

El caso más sonado ha sido en este país, donde PUBG Mobile fue incluido en un listado de apps chinas que “eran perjudiciales para la soberanía y la integridad, la defensa y la seguridad del país”.

También se argumentó que la app era usada “para robar y transmitir los datos de los usuarios de manera no autorizada a servidores que tienen ubicaciones fuera de la India".

Asimismo, el juego fue considerado demasiado adictivo: “no se preocupa por la salud de sus usuarios, no advierte sobre los efectos nocivos del tiempo de pantalla y propaga la violencia”.

Para Tencent, esto fue doloroso, ya que India era su mercado más grande en el mundo. PUBG Corporation, estudio desarrollador, decidió asumir la publicación en el país, con más de 40 millones de jugadores activos mensuales, para quitar las dudas sobre su seguridad y se lanzará próximamente una versión especial para el territorio.

Afganistán

El último país en aplicarle la suspensión. La Autoridad Reguladora de Telecomunicaciones de Afganistán (ATRA) dio el ultimátum luego de recibir denuncias en la Comisión de Transportes y Telecomunicaciones de la Cámara Baja del Parlamento. Considerada una "amenaza moral", también fue señalada como fuente de espionaje del gobierno chino.

Dale like al fanpage de PROGAMER en Facebook para mantenerte actualizado con las últimas noticias de videojuegos, anime, comics y cultura geek. Además también puedes escuchar nuestro PROGAMER Podcast en RPP Podcast, iTunes y Spotify.