No te equivoques. No hay Doom sin violencia. | Fuente: id Software

Afrontémoslo: el encierro no ha sido fácil para muchos, quien escribe incluido, y los videojuegos son una gran terapia. Aún más si el objetivo es liberar a la Tierra de los demonios. Esta es la trama de Doom Eternal, uno de los juegos más esperados de 2020.

La fórmula es básicamente la misma y no requiere de cambios abismales: Buscar y destruir demonios. Los primeros minutos de juego te introducen a las mecánicas del juego y te recomiendo prestarles bastante atención.

Al menos en mi caso, me compliqué muchas veces por la costumbre de cargar las armas. Un grave error. Este nuevo Doom juega de manera excelente con el manejo de recursos, obligándote a ir por “Glory Kill”, usar la sierra eléctrica o quemar a tus rivales para mantenerte abastecido.

Las mejoras nos ayudan a enfrentar a enemigos cada vez más difíciles. | Fuente: Doom Eternal

La acción prima en los escenarios de Doom Eternal. Aparte de los usuales esbirros, hay algunos especializados que te pueden dar más de un dolor de cabeza. Una vez más: atención a las instrucciones cuando el juego te los presenta para saber sus puntos débiles.

No todo es matanza

Doom Eternal incluye sistemas de progresión que se introducen de a pocos en el gameplay. Se trata de ayudas que hacer más poderoso al personaje al mismo tiempo que los enemigos pueden parecer más frustantes.

También hay exploración. Algunas de las mejoras están distribuidas en distintos puntos de los mapas, pero no hablamos de ningún laberinto. Si yo los encontré, tú aún más.

A pesar de su concepto básico, Doom Eternal no carece de información de la franquicia. ¿Qué pasó en la Tierra desde el primer juego lanzado en 1993? Muchas respuestas están en el juego.

Y si estás frustrado por la dificultad de algunos segmentos, recuerda que id Software ha tenido en gracia incorporar Cheat Codes. Eso sí, tienes que encontrar estas “trampitas” en el mismo juego en forma de diskettes.

Conclusión

Doom Eternal es una clara mejora respecto a su versión de 2016. Seguimos siendo el mismo cazademonios, solo que ahora masacramos con un nivel de sofisticación más alto.

Es un juego exigente y una interesante terapia en la cuarentena, la cual obviamente no puedo recomendar para menores de edad.

¿Qué opinas?