Review | Crash Team Racing: Nitro-Fueled: el justo regreso de la nostalgia

ProGamer ha jugado la nueva entrega del clásico de 1999 de PlayStation y brinda sus impresiones del trabajo de Beenox y Activision.

El videojuego salió a la venta el pasado 21 de junio para PS4, Xbox One y Nintendo Switch. | Fuente: Activision

Cuando Crash se coló en la ceremonia de los Game Awards 2018, miles de personas nos emocionamos. Luego de 20 años, y ya con la trilogía remakeada de su modo campaña, por fin uno de los mejores juegos de karts de la historia iba a regresar. Crash Team Racing dejó grandes recuerdos para todos aquellos que pudimos disfrutarlo en la primera PlayStation en inicios de los 2000, por lo que Crash Team Racing: Nitro-Fueled se convirtió en uno de los títulos más esperados de los últimos meses y el que más expectativas traía.

Ya con una copia en nuestras manos, queda preguntarse, ¿valió la pena traer una vieja fórmula al presente? ¿Tendrá ese nostálgico juego razones para sobrevivir en una muy cambiada industria de finales de la segunda década del siglo? Lo desarrollaremos en cada punto.

Historia 4/5

El modo aventura de este título nos permite escoger dos sensaciones: la original y la Nitro-Fueled. La primera es similar a la de 1999 y en él jugarás la campaña con un solo personaje, sin modificaciones. En la segunda accederás a este sistema de personalización y al cambio de personajes en cada carrera.

Comienzo mencionando esto ya que los skins le brindan un extra a la experiencia de jugar solitariamente. Son nuevas épocas y CTR, además de gráficamente, ha tenido que acoplarse a las nuevas generaciones, tiene que convencerse tanto a los antiguos jugadores como a las nuevas generaciones y la personalización, más el online, es primordial.

Para ser sinceros, la inteligencia artificial ha mejorado y te sacará muchas canas verdes dentro del progreso de la aventura y te parecerá que, en muchas ocasiones, hacen trampa para tener el poder específico para terminar con tu liderato en la carrera. La dificultad, pese a ello, no debería ser un mayor problema si es que logras la curva de aprendizaje correcta (o si la recuerdas fácilmente del CTR original).

Además de la campaña, también tendrás la posibilidad de acceder a más desafíos como Relic Race, CTR Challenge y Crystal Challenge en tu progreso, garantizándote, al menos, unas 6 horas de diversión. Todos los mapas del juego original y la secuela, además de escenarios únicos en esta versión, te tendrán ocupado por un tiempo hasta que llegue el modo Grand Prix, el contenido gratuito descargable que saldrá el 3 de julio. Es decir, hay Crash para rato.

Apartado técnico 3.5/5

Por supuesto, la mejoría está concentrada en su mayor parte en esta sección. Es realmente hermoso (aunque esto sea algo subjetivo) ver todos los escenarios y personajes como los vemos en Crash Team Racing: Nitro-Fueled.

Gráficamente, cada mapa está particularmente bien detallado técnicamente y con gráficas cartoon muy espectaculares. Sonoramente, las canciones añadidas elevan la experiencia.

Casi sin bugs, ni pantallas de carga excesivas (para la versión de PS4 no tuve ningún inconveniente).

Sin embargo, aquí también ocurren los errores del juego.

Primeros, los frames están limitados a 30 cuadros por segundo para todas las plataformas, desacierto -desde mi punto de vista- para las consolas de la generación.

Y, claro, aún quedan muchos detalles por pulir en el modo online, aquel que nos permite jugar con usuarios de todo el mundo y añadir decenas de horas más al título.

Jugabilidad 4.5/5

Aunque la corona de mejor juego de karts parezca seguir estando en Mario Kart 8, Crash Team Racing tiene particularidades que lo hacen único y su remake hace justicia de ellos.

El famoso derrape sigue siendo la habilidad que distingue al novato del experto. Dominar los tres turbos brindados con esta función sigue siendo el arma principal para los desafíos del modo campaña en dificultad alta y para poder liderar los circuitos en multijugador.

Los miniboosts al saltar son todos detalles a aprender. Debes saltar antes de cada pendiente para agarrar mayor velocidad y triunfar.

Para terminar, señalar el modo local. Es invaluable para cada persona volver a tener esa sensación de sentarte junto a tus amigos o familiares e iniciar esas carreras que nos traerían alegrías y frustraciones (cuando ibas ganando y te lanzan una bomba o misil) durante toda la niñez/adolescencia/juventud.

Conclusiones

Crash Team Racing: Nitro-Fueled es de los recomendados del año. Si la fórmula funciona, no la cambies, pero mejórala y Activision y Beenox supieron hacerlo bien. La nostalgia está viva con gráficos mejorados, una aventura más complicada, pero más gratificante, y un sistema personalizable que enriquece la experiencia original. Detalles a superar como el modo online, pero nada que te haga olvidar que estás frente al regreso de un clásico.

Puntaje: 4/5

Esta review se realizó gracias a la copia de PlayStation 4 brindada por Activision

¿Qué opinas?