Un adolescente de 13 años de edad, identificado como Jeremy Wuitschick, detuvo un bus escolar en movimiento luego que el chofer de este vehículo sufriera un ataque cardiaco. El hecho ocurrió en el condado de Pierce, en Washington (EEUU).

Wuitschick se encontraba en uno de los asientos delanteros del bus, cuando vio que el chofer empezó a retorcerse en su asiento, dejando el vehículo a la deriva. Inmediatamente, el menor cogió el volante y logró estacionar el vehículo, evitando así una tragedia, informa CBS News.

Mientras Wuitschick estacionaba el vehículo, otro menor, identificado como Johnny Wood, auxilió al conductor hasta que llegaron los paramédicos.

El chofer, cuya identidad no ha sido difundida, fue trasladado con vida a un hospital cercano, donde se informó que su estado es crítico.