Captura Informe21.com

Su obsesión por verse perfecta, llevó a una surcoreana de 20 años a maquillarse sin descanso durante más dos años, producto de lo cual su cutis ha sufrido un daño irreversible.

Dal-mi Bae aseguró que pasó casi 800 días de su vida sin remover las capas de cosmético que cubrían su rostro. Ella confesó ser fanática de las pinturas y de los cuidados cosméticos, hecho que la llevó extremar las medidas que tomó en su rostro.

Los médicos que trataron a la joven le diagnosticaron un fuerte daño en el cutis, y aseguraron que su piel sin maquillaje luce como la de una persona de 40 años, según recoge Informe21.com.

Dal-mi Bae deberá recurrir nuevamente al maquillaje para tratar de ocultar las arrugas e imperfecciones en su cara. Ella asegura que ha aprendido la lección y no cometerá nuevos excesos.