Tres largas horas fue lo que le tomó a los médicos estadounidenses para retirarle a Yasser López una lanza de 5 metros de largo con la ayuda de un taladro de alta velocidad.

El joven de 16 años, fue intervenido debido a un accidente el pasado 7 de junio cuando se encontraba realizando pesca submarina, en compañía de un amigo. Ambos cargaban las armas de pesca cuando inesperadamente un arpón se disparó, atravesándole el lado derecho del cerebro.

Aún consciente, el joven fue llevado al hospital y sorprendentemente el arpón no llegó a dañar zonas vitales del cerebro. Tras la operación, Yasser López empezó una rehabilitación intensiva y para sorpresa de los médicos, puede comunicarse con frases cortas a pesar de no recordar el accidente.