AFP

Una tienda de una conocida cadena de lencería fina fue obligada hoy a bajar las persianas del escaparate durante la visita del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, a un centro comercial, informó el diario Hürriyet.

Erdogan acudió hoy a Next Level, un centro comercial recién construido en la capital turca, para participar en la ceremonia de inauguración, pero poco antes de su llegada, los empleados de la tienda de lencería recibieron la orden de bajar las persianas metálicas de la tienda.

Una vez pasada la comitiva del primer ministro, uno de sus guardias de seguridad se acercó a la tienda con las palabras: "Ya podéis abrirla", indicó ese medio.

El director del centro comercial asumió ante la prensa la responsabilidad del cierre momentáneo y aseguró haber dado la orden "porque la tienda aún no estaba preparada para abrir", pero no supo explicar por qué después sí se autorizó su apertura.

El diario apunta que, de todas formas, la tienda en estos momentos sólo vende productos de cosmética y ni siquiera exhibe aún la famosa lencería fina que podría, según interpretan algunos, ofender al primer ministro, conocido por su ideología conservadora y moderadamente islamista.

Eso sí, el interior de la tienda estaba decorado con fotografías de las modelos de la famosa marca de lencería "sexy".

EFE