RPP

Los casos de problemas de los usuarios  a causa de las publicaciones que hacen en redes sociales son cada día más comunes. Uno de ellos fue el de Christine Rubino, una profesora de Nueva York a la que un comentario en Facebook podría costarle el trabajo.

La docente de 38 años, que trabajo en una escuela de Harlem durante 15 años, ha sido acusada de "conducta impropia de un maestro". ¿Qué hizo? Se burlo por medio de su cuenta de Facebook de la muerte de una de sus alumnas, una niña de 12 años que perdió la vida ahogada.

Al día siguiente del trágico hecho, Rubino, quien enseña matemáticas, publicó en su ´muro´:  "Después de ayer, creo que un viaje a la playa es muy buen lugar para llevar de excursión a los alumnos, los odio", informa Daily Mail.

Minutos después, un amigo le preguntó "si les tiraría un chaleco salvavidas a sus alumnos si lo necesitaran", a lo que la maestra respondió: "No, no lo haría ni por un millón de dólares".

Por su parte, la acusada declaró que realizó esos comentarios "por pura rabia" y por el "comportamiento horrible" que habían tenido sus alumnos.

Pero ese impulso causar que pierda su empleo aunque ella afirma que "soy buena en ello, eso es todo por lo que deberían preocuparse”.