| Fuente: Youtube

Los 'smartphones' evolucionan constantemente y cada vez son más y más capaces de realizar tareas que nos facilitan la vida; sin embargo, a medida que los celulares han ido evolucionando se han hecho también más sensibles, cualquier caida puede causar un daño irreparable o por lo menos muy costoso.

Todo lo contrario ocurría con los celulares de hace 12 años que, si bien no eran capaces de hacer tantas cosas, sí eran muy resistentes. Es el caso del mítico Nokia 3310, un aparato muy popular allá por los primeros años del nuevo milenio y que se ganó su fama por ser casi indestructible.

Aunque ya se han hecho varios experimentos para demostrar la resistencia de este celular, esta vez unos muchachos han puesto a prueba su dureza haciendo que un tanque pase por encima del mitológico aparato.

El resultado fues realmente soprendente. Pese a que el tanque arroya al teléfono, este no se rompe por completo. De hecho, solo se desprende de su carcasa y queda abollado en ciertas áreas pero las teclas permanecen intactas y la pantalla aún prende.

La escena fue grabada por los muchachos y la subieron a su canal de youtube, Tech Assassin, donde ya cuenta con más de 30 mil visitas desde que fue publicado el pasado martes.