Alto consumo de azúcar retarda la memoria y el aprendizaje

Científicos demuestran que el consumo de una dieta basada en fructosa retarda el cerebro, lo que dificulta la memoria y aprendizaje.

El consumo de altas cantidades de azúcar puede dañar la capacidad intelectual de las personas, según un estudio realizado por la Universidad de California, Los Angeles (UCLA) publicado en el Journal of Physiology, que muestra cómo una dieta rica en fructosa mermó los recuerdos de las ratas de laboratorio.

Los científicos -que estudiaban el impacto del jarabe de maíz alto en fructosa en ratas, pues tienen la química del cerebro similares a los humanos-, encontraron que el consumo de una dieta basada en fructosa retarda el cerebro, lo que dificulta la memoria y aprendizaje.

Los innvestigadores alimentaron a dos grupos de ratas con una solución líquida de almíbar de maíz rico en fructosa -un ingrediente común en las comidas procesadas- y agua corriente durante seis semanas.

A un grupo de ratas se le dio como suplemento ácidos ricos en grasas omega 3, que estimulan el cerebro; y al otro grupo de ratas no.

Antes de alimentar a un grupo con bebidas azucaradas, las ratas habían sido sometidas a una sesión de entrenamiento de cinco días en un complejo laberinto que contenía numerosos agujeros, pero solo una salida. Los científicos colocaron puntos de referencia visuales en el laberinto para ayudar a las ratas a aprender y recordar el camino. Y se planteó el mismo desafío después de haber sido alimentadas con la solución azucarada para observar su desarrollo.

"Los animales que no recibieron grasas omega 3 eran más lentos y sus cerebros mostraron un descenso en la actividad sináptica", afirma Fernando Gómez-Pinilla, profesor de neurocirugía de la Escuela de Medicina de la UCLA. "Sus células cerebrales tenían problemas enviándose señales, lo que alteró la capacidad de las ratas para pensar claramente y recordar la ruta que habían aprendido seis semanas antes".

"Nuestras conclusiones ilustran que lo que comes afecta cómo piensas", dice Gómez-Pinilla. "Seguir una dieta rica en fructosa a largo plazo altera la capacidad del cerebro para aprender y recordar información. Pero añadir ácidos ricos en omega 3 a tus comidas puede ayudar a minimizar el daño".


SEPA MÁS

- El almíbar de maíz rico en fructosa se añade a los productos alimenticios manufacturados como edulcorante y conservante. se encuentra en varios refrescos, condimentos, comida para niños, y otras comidas procesadas.

- No se refiere a la fructosa natural de frutas.

-  En Estados Unidos, un ciudadano medio consume 18 kilogramos de almíbar de maíz rico en fructosa por año.