Cada año nacen mil niños con labio leporino en Perú

Hospital San Bartolomé del Ministerio de Salud lanzó campaña para que niños labio leporino y paladar hendido sean operados de manera gratuita.

Bajo el lema “Tu sonrisa es el mejor regalo para mamá”, el Hospital San Bartolomé del Ministerio de Salud (Minsa) realiza una campaña de operación gratuita de labio leporino y paladar hendido”.

“Nuestro objetivo principal es mejorar la calidad de vida de los niños de bajos recursos que presentan fisuras en el labio y paladar, los cuales serán operados de manera gratuita después de una previa evaluación”, refirió a RPP Noticias el doctor Luis Paredes, encargado de la Unidad de Cirugía Plástica del Hospital San Bartolomé.

Asimismo, detalló que las intervenciones quirúrgicas serán complementadas con un tratamiento integral, que va desde la terapia del lenguaje hasta el soporte emocional del niño. “La atención del menor será cubierta, a través de una alianza estratégica entre el hospital y entidades privadas, durante un año”, dijo.

Estas campañas han beneficiando en forma gratuita a 210 niños de escasos recursos económicos de todo el país, mediante el Programa de Atención al Niño Fisurado desde el año 2010. Incluso el traslado de los pacientes que viene de provincia es gratuito.

¿Cuándo deben ser operados?

Paredes Aponte explicó que la primera operación de un menor con labio leporino debe darse a los tres meses de nacido. En tanto, la intervención quirúrgica de paladar hendido debe programarse al año de edad poco antes de que el menor inicie el habla.

Mencionó que un niño con labio leporino y paladar hendido que no es operado a tiempo presenta complicaciones en el habla y problemas emocionales, sobretodo, una baja autoestima. “Lo que queremos es que un niño con este diagnóstico llegue a los 5 años a una escuela con una herida pequeña en el labio y hablando correctamente”, expresó.

Dato

En nuestro país, cada año nacen aproximadamente mil niños con este problema y requieren ser operados de 2 a 3 veces el primer año para poder sonreír y hablar adecuadamente como cualquier otro pequeño de su edad.