Cuidados para evitar ser victima de un paro cardiaco

Las muertes del arquero Julio César Balerio y del actor James Gandolfini a causa de un infarto, despiertan preocupación sobre este mal que afecta al corazón, y sobre todo cuáles son sus causas.

Muy diferentes en vida tuvieron un mismo final. El futbolista Julio César Balerio de 55 años y el actor James Gandolfini de 51 murieron a causa de un infarto, de un ataque, de un problema al corazón.

El infarto al corazón no es otra cosa que la muerte de tejido por falta de irrigación sanguínea. Si falta sangre, falta oxigeno, elemento básico para la vida. Las arterias se bloquean porque la grasa se acumula en sus paredes. Si aumenta la presión sanguínea, se desarrolla hipertensión.

"El ser hipertenso condiciona, hay más chances, más posibilidades de tener un ataque cardiaco. Tenemos que combatir el problema de la presión, el colesterol, el estrés, el tabaco, el sedentarismo", explicó el médico cardiólogo Enrique Ruíz Mori.

En efecto, la información publicada en los medios afirma que Balerio era fumador y Gandolfini había cometido excesos en su alimentación. Sin duda eso explica su muerte temprana. Una tendencia que cada día afecta a los más jóvenes. El exceso de sal, la mala alimentación, la falta de ejercicios, agravan el pronóstico.

"Y por eso se puede ver personas que a los 30, 35 años sometidos a mucho estrés, con comida chatarra, con malos estilos de vida, desarrollan un infarto", indicó.  

No espere que una molestia en el pecho o sensación de presión lo alerte de un infarto. La Sociedad Peruana de Cardiología estima que se producen entre 5 a 6 infartos por día en el país.

Ruíz Mori reconoce falta de información, por lo que cree, esta cifra aumenta a más de 15 a nivel nacional. Cambie cuanto antes sus hábitos de vida.