¿Es posible 'rejuvenecer' si utilizamos sangre de personas jóvenes? Los especialistas responden

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por su sigla en inglés) sobre esta práctica que se utiliza para "prevenir demencias o esclerosis múltiple"

La transfusión de sangre, proveniente de gente joven, puede infectar de enfermedades desconocidas. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: Steve Debenport

Descubre el canal de podcast de Espacio Vital a cargo de Elmer Huerta en RPP Player.

Desde hace cinco o diez años en Estados Unidos la gente está practicando una costumbre que parece extraída de una película de ciencia ficción y ultratumba. La población cree que inyectándose sangre proveniente de gente joven, ‘rejuvenecerá’. ¿La lógica médica? No existe. Es falso que esta sea la fórmula de la eterna juventud. Sin embargo, los peligros para la salud sí son reales.

Frente a esa tendencia cada vez más popular en el territorio estadounidense, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por su sigla en inglés) tuvo que pronunciarse en un comunicado oficial y sentenció que estas transfusiones no tienen efecto alguno en la prevención del Alzheimer o de otras enfermedades vinculadas al envejecimiento.

Según comentó el Consejero Médico de RPP Noticias, Elmer Huerta, en el programa La Rotativa del Aire, este tipo de transfusiones se dan luego que la sangre de la gente joven se centrifuga, se trata y se obtiene solo el plasma. Luego esta esencia se les inyecta a las personas interesadas en varias sesiones. “Se cobra 8.000 dólares por litro de plasma y 12.000 dólares por dos litros”, precisó.

La verdadera fórmula es el envejecimiento saludable. | Fuente: La transfusión de sangre de joven se vende como un sanalotodo frente al envejecimiento. | Fotógrafo: AlexRaths

Las empresas engañaban a la población con supuestos beneficios de la transfusión de sangre de gente joven. Argumentaban que el líquido vital detenía el envejecimiento normal y la pérdida de memoria. También ayudaba a tratar enfermedades graves como las demencias, la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple, la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad cardíaca o el trastorno de estrés postraumático.

La FDA afirma que no existe beneficio clínico alguno comprobado. Sin embargo, los riesgos a la salud son una sobrecarga del sistema circulatorio, alergias severas y transmisión de enfermedades infecciosas desconocidas. El impacto del comunicado fue tan grande que la compañía Ambrosia, dedicada al suministro de este tipo de sangre, retiró de su página web la oferta de sangre de gente joven.

La verdadera fórmula no es de la eterna juventud, sino del envejecimiento saludable, dice Huerta. Además, no es cierto que los genes determinen nuestra vejez. Solo el 25% de la variación de la longevidad está dado por los genes y el 75% por el estilo de vida. Si bien se está comenzando a decir no a esta práctica extraña, aún queda una gran pregunta en el aire, ¿de dónde vendrá esa sangre?