Pautas para detectar anorexia y bulimia en sus hijos

La anorexia y la bulimia son trastornos de la alimentación que aparecen en niños y adolescentes cada vez a más temprana edad. Especialistas nos cuentan cómo identificar estos males.

Diego no recuerda el día, pero tenía 19 años cuando comenzó a preocuparse por su apariencia, su peso y lo que comía. Nunca estaba conforme y su inseguridad lo llevó a optar por dietas estrictas y  a realizar ejercicios que luego se convirtieron en una obsesión.

Sin saberlo, Diego se inició en la anorexia. Ahora con 26 años y aún en tratamiento, sabe que la anorexia tiene cura.

"Mi vida se había vuelto un infierno. Ya ni siquiera yo me podía sentir satisfecho con cómo me veía como en un inicio que adelgazada y me sentía bien; sino que ya no había manera en la cual yo me podía ver en el espejo y sentirme bien", reveló Diego Sánchez, paciente diagnosticado con anorexia.

En la anorexia los chicos se ven gordos y quieren bajar de peso a como dé lugar. En la bulimia se come mucho por ansiedad. En ambos casos la percepción por el físico se ve alterada.

"Son niñas o niños también (más frecuentes en niñas) que al verse al espejo se ven gordos cuando realmente están delgados", precisó Rolando Pomalima, psiquiatra infantil.

La familia y el entorno social influyen  en la aparición y desarrollo de estos trastornos. Lo principal es ejercer autoridad con los hijos, supervisión y confianza, es clave es el fortalecimiento de su autoestima.
Unas recomendaciones sencillas permiten detectar algún problema en los hijos. Esté atento a estas señales:

"Promover que las familias coman juntas. Veamos y conozcamos en nuestros hijos si van bajando de peso, si van evitando determinadas comidas", explicó Pomalima.

"El hecho de estar hablando permanentemente de dietas, de peso, de cuerpo, de comida. Una suerte de basar la seguridad en estos temas superficiales", dijo por su parte Oswaldo Híjar, psicólogo terapeuta de la institución Abint Perú.

Las personas que padecen de trastornos alimentarios saben que algo anda mal y deben pedir ayuda. Debe haber un esfuerzo no solo de los padres, los hijos también tienen un papel importante en la solución.