|

¿Qué es ser un transgénero?

A propósito de que en EE.UU. todas las escuelas públicas deberán permitir que los alumnos transgénero usen los baños que prefieran de acuerdo con el género con el que se identifiquen.

Los transgénero son hombres o mujeres que están atrapados en el cuerpo equivocado. Esa es la definición más clara y contundente.

Tomando en cuenta esta condición, diferente a lo que es la orientación sexual, es justa la directiva dada por el Gobierno de los Estados Unidos (EE.UU.), que obliga a todas las escuelas públicas del país a permitir que los alumnos transgénero usen los baños que prefieran de acuerdo con el género con el que se identifiquen.

"Lo que se pide en EE.UU. es que una niña que es transgénero, es decir, tiene el cuerpo de mujer, pero el cerebro de un varón; se le permita entrar al baño de varones", comentó el doctor Elmer Huerta durante su participación en Siempre en Casa de RPP Noticias.

El sexo biológico. El galeno explicó que ello significa el genital con el que se nace, pene (varones) o vulva (mujeres).

El género. Es el conjunto de reglas sociales que definen a un hombre y una mujer, de acuerdo a su sexo. Por ejemplo: colores y formas de vestir.

El transgénero. "Hay seres humanos que cuando crecen, no se sienten identificados con su sexo biológico, y eso no es una elección. Se definen como hombres o mujeres atrapados en un cuerpo que es del otro género", señaló el doctor Huerta.

Cambios físicos. No necesariamente recurren a ello, pero suelen recurrir a las cirugías para vivir más confortablemente con el sexo que desea. Hay medicación y tratamientos hormonales que también les sirve.

Ayuda psicológica. Las personas transgénero pueden buscar ayuda especializada con un psiquiatra o psicólogo. No quiere decir que exista una cura, pero sí dan opciones para llevar una vida normal, más para aquellos padres que descubren en sus hijos, problemas de identidad de género.

Signos de alerta. Según la Sociedad Americana de Pediatría, los niños que no están cómodos con su género suelen elegir casi siempre los juegos y vestimentas del sexo opuesto. La señal de alarma se enciende cuando esas elecciones son repetitivas.