Hace un par de años empecé ésta aventura llamada PeruvianDo!, una plataforma mediante la cual mostrar la belleza de nuestro país, la importancia de la naturaleza y la cultura viva para nuestra sociedad para tal vez crear un poco de conciencia ecológica y de convivencia en armonía.

El Cusco, hermoso, ya sea de día, de tarde, o de noche, con lluvia o con sol, es un placer caminarlo, rebosa de calles con mucha historia, algunas con nombres super raros, como calle Ataúd, Siete Diablitos, Siete Cuartones, Siete Angelitos, Siete Mascarones, Siete Ventanas, Canchi Kijllu, entre muchas otras, de nombre quechua, español, o algunos una mezcla de ambos.

Mi hora favorita para tomar las fotos de la ciudad es el atardecer, cuando aún tengo un poco de luz de sol residual, y las luces públicas ya se prendieron, así tengo un cielo encendido y las luces de los postes que complementan la iluminación.

De más está decir que las mejores vistas las tenemos de los distintos miradores, como San Blas, San Cristóbal, o Santa Ana o Qarmenqa, también tenemos una hermosa vista de la ciudad desde el Cristo blanco, que domina la vista desde lo alto de Sacsayhuaman.

Definitivamente me encanta jugar con las luces, tomar fotos en larga exposición es una de las técnicas que más me gustan, y más aún caminar las estrechas callecitas de mi Cusco, en la tranquilidad de la noche.

Excelente día amig@s, ¿cuál es tu calle favorita en Cusco?

Puedes ver más de mi trabajo en mis cuentas de Facebook e Instagram.

Sepa más:
¿Qué opinas?