Contenido patrocinado por:

Este contenido fue financiado por un anunciante y creado por el departamento de publicidad del GrupoRPP. La organización encargada de las noticias del Grupo RPP no participó en la creación de este contenido.

Más información

Asegura tu negocio en cinco pasos

Se acerca el final del año y seguramente estás invirtiendo en mejorar tu negocio para vender más. Pero ¿has pensado en los riesgos que podrían afectar tu stock o tu local en esta temporada clave? Descubre aquí cómo protegerte ante estos.

El seguro PYME te protegerá contra daños causados por fuego o por explosiones, por agua y por catástrofes naturales (terremoto, maremoto, entre otros). | Fuente: Shutterstock

Para pocas personas el tiempo vale tanto como para un emprendedor, puesto que se encarga de hacerlo todo: llevar las cuentas, actualizar los registros, pagar los impuestos y las planillas, etc. Por eso, te ayudamos a identificar todo lo que debes buscar en un seguro PYME, dependiendo del giro y el tamaño de tu negocio, para protegerlo ante robos, incendios o daños por desastres naturales.

1) Comienza por las coberturas imprescindibles para cualquier empresa

El seguro PYME te protegerá contra daños causados por fuego o por explosiones, por agua y por catástrofes naturales (terremoto, maremoto, entre otros). Esta primera capa es la cobertura general que todos los seguros para PYMES ofrecen.

En tu póliza se detallarán los riesgos y las circunstancias en que son cubiertos, así como aquellos que son excluidos y deberás cubrir con tus ahorros. ¡Revísalos todos! Además, toma en cuenta que el deducible, es decir, el monto del daño que deberás pagar en caso suceda un imprevisto, también aparece en tu contrato.

 

2) Añade las coberturas según tu negocio y características del local

Una vez que ya tienes las coberturas principales, evalúa cuáles otras podrían servirte según el giro de tu negocio, ubicación y otras características.

  • Deshonestidad de tus empleados: una cobertura importante para negocios que tengan administración de caja, donde el dinero en efectivo está en constante flujo.
  • Responsabilidad civil: protege contra daños materiales y/o personales a terceros, por lo que todas las empresas deberían cubrirse contra este riesgo.
  • Lucro cesante: la aseguradora requerirá conocer las ganancias proyectadas de tu negocio para poder cubrirlas en caso un incidente te impida operar, por lo que se recomienda especialmente para los rubros del comercio o industrial, que tienen ciclos predecibles de ingresos.
  • Rotura de cristales: esencial en aquellos locales que cuentan con mostradores, anaqueles y otros muebles para exhibir productos, como joyerías, restaurantes, entre otros.
  • Avería en equipos electrónicos o maquinarias: es decir, elementos cuya pérdida o falla puede implicar la paralización de la producción.
  • Robo y asalto: para lo cual debes considerar si los principales riesgos están en tu local de ventas (bazares, salones de belleza, etc.), en el transporte de tu mercadería hacia tus clientes (venta de textiles) o en tu almacenamiento (ferretería).

Conversa con tu aseguradora para que puedas elegir adecuadamente las coberturas complementarias que tu negocio necesita.

Para cubrir los robos y asaltos en tu negocio debes para lo cual debes considerar si los principales riesgos están en tu local de ventas, en el transporte de tu mercadería o en tu almacenamiento. | Fuente: Shutterstock

3) Incluye el costo del seguro en tu presupuesto

Si tu negocio tiene un flujo de ingresos regular, puedes incluir el costo del seguro en las cuentas mensuales de la empresa. En cambio, si tienes temporadas de ingresos altos, por ejemplo, Navidad o época escolar; aprovecha este momento del año para pagar la prima anual completa (precio del seguro).

Sea cual sea la forma de pago más conveniente, en un solo pago o fraccionado, lo importante es siempre incluir el seguro en el presupuesto del negocio.

El costo del seguro dependerá del giro, características de los bienes asegurados, años de construcción del local, tipo de construcción, entre otros. Cuantas más coberturas decidas incluir en tu póliza, mayor será tu prima. Debes decidir qué riesgos puedes asumir tú y cuáles transfieres a tu aseguradora.

4) Mitiga tus riesgos

En este y la mayoría de los seguros, la cobertura tiene condiciones. En este caso, es posible que la aseguradora exija que las conexiones de agua y electricidad se encuentren en buen estado para mitigar la probabilidad de inundaciones o incendios.

Asimismo, que las cerraduras no estén rotas, de manera que se mitigue o reduzca el riesgo de robos. Tras contratar tu seguro PYME sigue manteniendo las buenas condiciones en tu tienda, local de servicios, almacén, etc.

Las inspecciones regulares de las autoridades municipales y de defensa civil, también te servirán para detectar potenciales instalaciones riesgosas. Por esta razón, cuando solicites tu seguro PYMES presenta tu licencia de funcionamiento.

Y no olvides revisar siempre las condiciones particulares de tu póliza en la cual figurarán los datos completos del asegurado; es decir, tu nombre y apellido, la razón social de tu empresa, su RUC y algunos datos adicionales (tu correo electrónico, tu edad, domicilio, etc.) Los datos de la aseguradora también estarán en la póliza.

5) ¿Qué pasa si me dicen que no puedo asegurar mi negocio?

No te desanimes. Aun cuando la aseguradora no pueda extenderte la póliza, te brindará recomendaciones sobre las instalaciones eléctricas, planes de evacuación, almacenamiento de mercaderías y condiciones de seguridad para que accedas a la cobertura.

No todo es asegurable. Hay locales que tienen stock de mucho valor, pero tienen malas condiciones de infraestructura, por lo que están expuestos a mayores riesgos; sin embargo, muchas falencias pueden subsanarse.

El costo del seguro dependerá del giro, características de los bienes asegurados, años de construcción del local, tipo de construcción, entre otros. | Fuente: Shutterstock
0 Comentarios
¿Qué opinas?