Pasamos gran parte de nuestro tiempo en las oficinas y en ellas utilizamos equipos eléctricos por más de 8 horas al día. Ten en cuenta estos consejos para hacer un uso más eficiente. | Fuente: Shutterstock

El consumo de energía en la oficina es mucho mayor al que realizamos en casa, pues es uno de los lugares en los que más horas pasamos en nuestra vida. Generalmente las oficinas son lugares cerrados en edificios que requieren de diversos equipos eléctricos como computadoras o impresoras. Como estos objetos pasan más de 8 horas al día en uso constante, consumen gran cantidad de energía.

Aunque no lo notemos a diario, el uso indiscriminado de energía no solo afecta económicamente, sino que también afecta al medio ambiente pues se producen más cantidad de gases tóxicos como el CO2. Según datos de Twenergy, si un millón de personas apagaran sus PC por la noche, se eliminaría tanto CO2 como el que se requiere para 20 vuelos de ida y vuelta a Tailandia.

Además, según informa la Comisión Europea, cada hora que una computadora está prendida emite entre 52 y 234 gramos equivalentes de CO2, esto considerando una potencia de entre 80 y 360 vatios. Ten en cuenta estos consejos para hacer un uso eficiente de este recurso y motivar a tus colegas a ser más responsables con la energía y el planeta.

Apaga la pantalla del monitor cuando no estés usando la pc

Si la pantalla se queda prendida o si solo cierras la laptop significa que la computadora se queda en modo “stand by” o “en reposo” y sigue consumiendo energía hasta que no se apague. Una pc de escritorio prendida las 24 horas del día consume un aproximado de 216 kWh al mes, lo que equivale a 88.56 soles en el recibo de luz mensual, por ello es vital que la apaguemos al final de la jornada laboral.

Otra recomendación para las computadoras es ajustar el nivel de brillo, así ahorramos energía y también protegemos nuestra vista. En cuanto al salva pantallas, es mejor evitarlo o que sea un fondo negro.

Mantén el aire acondicionado entre 20 y 22°c

El aire acondicionado consume lo mismo que 18 focos de 100 watts encendidos al mismo tiempo Para ahorrar energía debemos mantener la temperatura regulada, pues mantenerla muy fría o demasiado caliente puede consumir más de lo necesario. Según Toshiba, por cada grado que se suba al aire se incrementará más del 7% el consumo. Es igual de importante mantener los filtros limpios para que la salida del aire sea buena.

Aprovecha la luz natural al máximo

Si la oficina cuenta con ventana grandes, es recomendable poner las salas de reuniones o los escritorios cerca de ellas, así se aprovecha la luz natural por más tiempo. Si tu escritorio está cerca de ventanas, ten en cuenta que el color blanco da una sensación de más luz y amplitud, así los adornos, sillas o incluso el piso y las paredes claras pueden contribuir a aprovechar lo natural por más tiempo. En el caso de la mesa, si es de vidrio permitirá una mejor iluminación en el espacio.

Si la oficina cuenta con ventana grandes, es recomendable poner las salas de reuniones o los escritorios cerca de ellas, así se aprovecha la luz natural por más tiempo. | Fuente: Shutterstock

Desenchufa los cargadores cuando la energía esté completa

Si tienes celulares, tabletas u otros aparatos conectados, desenchúfalos cuando lleguen a la carga total, así evitas que se calienten y que la energía se desperdicie. Si trabajas con laptop, desconéctala al final del día, si la dejas enchufada pero apagada igual sigue consumiendo electricidad.

Promueve el uso de focos LED y no olvides apagarlos cuando no se usen

Las bombillas LED consumen hasta un 80% menos energía que los focos incandescentes y no contienen mercurio, así que son más ecológicas. Recuerda siempre apagar las luces al final del día o cuando se trate de espacios que no están siendo usados.

Por ejemplo, en las salas de reuniones en las que solo se está unas horas, es útil poner un recordatorio de apagado de luces en la puerta. Como nota adicional, es ideal que los interruptores sean independientes o estén ubicados según zona para que al prender las luces iluminemos solo el espacio que necesitamos y no ambientes innecesarios.

Desenchufa el microondas y cuida el frigobar

Si en tu lugar de trabajo cuentan con microondas, es recomendable mantenerlo desenchufado y con la puerta cerrada. En cuanto al frigobar o refrigeradora, procura no guardar alimentos calientes porque así haces que el artefacto trabaje de más y consuma más energía.

Utiliza las escaleras para trayectos cortos

El ascensor es otro elemento que consume energía en el lugar de trabajo. Aunque es necesario para pisos muy altos, debemos tratar de utilizarlo menos. Cuando se trata de subir uno o dos pisos procura usar las escaleras, de igual manera cuando necesites bajar. Esto también te permite realizar actividad física y dejar espacio en el ascensor para personas que realmente lo necesiten.

Los colores claros dan una sensación de mayor iluminación y amplitud. | Fuente: Shutterstock
¿Qué opinas?