Contenido patrocinado por:

¿Por qué viajar por el Perú es la mejor terapia de redescubrimiento?

Lo bueno de viajar es que no solo conocemos nuevos lugares, sino que nos redescubrimos y Perú tiene lugares maravillosos para lograrlo. Viajar sí nos da felicidad, pero, sobre todo, nos ayuda a repensar la forma en que vivimos.

Viajar por el Perú implica una serie de desafíos que promueven nuevas versiones de nosotros mismos. | Fuente: Shutterstock

“Viajar es más que ver lo que hay para ver; es iniciar un cambio en nuestras ideas sobre lo que es vivir” decía la historiadora Mary Ritter. Efectivamente quienes hemos viajado sabemos que salir de la rutina para descubrir nuevos lugares es un ejercicio que puede renovarnos por completo y que todos necesitamos en algún momento.

No se trata solo de descubrir nuevos lugares, los mejores viajes son los que nos ayudan a reencontrarnos. Esa es la misión de todo buen viajero y nuestro país es uno de los mejores destinos para hacerlo, no en vano Perú recibió 3 galardones en la 25° edición de los World Travel Awards, incluyendo el de mejor destino cultural. Toda una paleta de lugares y emociones en la costa, sierra y selva que nos esperan con nuevos retos para reinventarnos.

Costa, sierra y selva: Menos estrés, más emociones, más felicidad

Viajar por el Perú implica una serie de desafíos que promueven nuevas versiones de nosotros mismos. Por ejemplo, viajar por Huaraz, Iquitos y Lunahuaná potencian nuestro lado aventurero; destinos como Piura y Tumbes nos hacen descubrir nuestro lado relajado; mientras que Cusco y Arequipa desatan nuestro lado explorador.

Salir de la rutina y recorrer el Perú descubriendo nuevas culturas y experiencias contribuye a cambiar nuestra visión de la vida: expandimos nuestra mente y creamos una perspectiva más profunda. Además, permite tener un equilibrio emocional adecuado. Según la psicoterapeuta Liliana Tuñoque, viajar reduce los niveles de estrés y de ansiedad, pues estamos más enfocados en vivir emociones que en cumplir con horarios fijos como cuando se está trabajando.

¿Viajar da felicidad? Quienes hemos viajado diremos que sí sin pensarlo dos veces. Un estudio de la Universidad Estatal de San Francisco concluyó que la felicidad no está en bienes materiales sino en los recuerdos a largo plazo que vamos almacenando. Con esta base, viajar se convierte indudablemente en una fuente de felicidad capaz de cambiar nuestra forma de ver la vida.

En ese sentido, Thomas Gilovich, investigador de este estudio comenta que “nuestras mayores inversiones deben ir hacia experiencias que crean recuerdos para toda la vida”. Por eso existe el dicho de que el dinero mejor invertido, es aquel que se va en viajes, y qué mejor que reconectarte contigo mismo conociendo mejor tus raíces ancestrales en tu propio país.

Cuando viajamos con familiares como padres, hermanos o abuelos reforzamos la comunicación y creamos nuevos vínculos. | Fuente: Shutterstock

Los beneficios de viajar acompañado

Aunque viajar solos nos ayuda a enfrentar los miedos y a reforzar nuestra confianza, viajar acompañado es también una experiencia enriquecedora. Dependiendo de quién nos acompañe en el trayecto, aprenderemos cosas nuevas que no solo nos ayudarán en lo personal, sino también en nuestra parte social.

Cuando viajamos con familiares como padres, hermanos o abuelos reforzamos la comunicación y creamos nuevos recuerdos que nos acercan más a nuestros seres queridos. En lo personal, ponemos a prueba la paciencia y la empatía. Lugares como Cajamarca con la granja Porcón o el bosque de piedras Cumbemayo nos ofrecen la oportunidad de pasar un día rodeados de naturaleza. En Ica, una visita por los viñedos y La Huacachina son ideales para aprender y divertirse juntos, ideal para potenciar los lazos familiares.

Otro es el caso cuando viajamos con amigos, compartir experiencias te ayudará a formar nuevas ideas sobre la vida, aumentarás tu creatividad y te enseñarán a trabajar en equipo. Lugares como Amazonas con Kuélap o las cataratas de Gocta nos ofrecen aventura inigualable para disfrutar con amigos. Viajar con la pareja también ofrece una perspectiva distinta pues refuerza tu seguridad, te enseña a respetar el espacio personal y a compartir. Las playas de Piura como Máncora o Vichayito, son ideales para relajarnos y acercarnos más a nuestra pareja.

Más allá de con quién viajes, lo importante es recordar que cada nuevo destino es una oportunidad única para renovarnos y conocernos mejor. Según las palabras del novelista Henry Miller: “Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”. Perú ofrece destinos maravillosos para que descubras lo bueno de viajar. Es momento de buscar tu próximo destino y planificar tu viaje perfecto por el Perú.

¿Qué opinas?