Capa de Ozono
La capa de ozono refleja los rayos UV del exterior. | Fuente: Flickr

Pese a que el hueco en la capa de ozono de la Antártida ya se estaba recuperando, ahora ha aparecido un nuevo orificio en una zona del Ártico.

La reacción de los químicos emitidos por el hombre, la luz solar y las fluctuantes temperaturas han hecho que los niveles de ozono en la atmósfera sobre el polo norte se reduzcan significativamente.

El vórtice polar sobre el Ártico con aire frio creó un agujero en la capa de ozono, mucho más grande que en anteriores ocasiones, aunque no del nivel de la Antártida. Sin embargo, este agujero puede traer graves impactos en la circulación atmosférica.

El agujero en la capa de ozono en el Ártico no es nuevo, se registró por primera vez en 1997 y posteriormente en 2011. Este año se ha dado una reducción de hasta el 90% de la capa de ozono en algunas zonas.

Mejoría en la Antártida

Por otro lado, un estudio publicado en la revista Nature confirmaría que la prohibición de las emisiones de gases CFC ha permitido una gran mejoría en la zona sur del planeta. 

Hace 30 años, la importancia de la capa de ozono llevó a que la comunidad internacional firmara el Protocolo de Montreal sobre las Sustancias Dañinas para la Capa de Ozono con objeto de regular este tipo de compuestos. Se espera que para el año 2070 el agujero haya recuperado los niveles de 1980, ya que se prevé que los clorofluorocarbonos continúen decreciendo. 

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico.