Quentin Tarantino quiere filmar 10 películas antes de cumplir 60 años y evitar lo que él llama "cine de geriátrico".

1. EL AMOR POR HOLLYWOOD

En "Once Upon a Time in Hollywood" Quentin Tarantino no se deja impactar por las luces de la fama ni el éxito. Apunta la cámara al ángulo menos glamoroso de la ciudad de las estrellas y en esta película no solo se encuentra con la decandencia de la meca del cine, todo lo convierte en una sátira, se burla de Bruce Lee, ridiculiza a Polanski... "Érase una vez…" es también el relato de la destrucción de un modelo político, económico, social y el fin de una época. 

2. EL AMOR POR EL COLLAGE

"Érase una vez…" es una licuadora con todos los ingredientes para hacer una margarita de 35 mm. al estilo Tarantino. Una mezcla atómica de miedo, frustración, nostalgia, humor, acidez y violencia. Por lo general sus personajes son perdedores, fracasados o estrellas en proceso de extinción. Como Rick Dalton (Leonardo DiCaprio), un vaquero al que se le escapó ese caballo llamado tiempo, que llora frente a una niña porque sabe que el tiempo no volverá. Cliff Booth (Brad Pitt) trabaja de doble de Dalton, un ex soldado haciendo todo lo que Dalton no puede, por miedo o por incapacidad.

Leonardo DiCaprio y Brad Pitt derrochan química en la última película de Quentin Tarantino.

3. AMOR POR LA NOSTALGIA

Quentin Tarantino nunca está contento con la realidad y para cambiar el presente se empeña en modificar el pasado y maneja los tiempos como mejor le acomoden. Los flashbacks componen otro sello en su narración, sus películas van en busca de la historia para revolverla, para contar mediante la hipótesis de qué hubiese pasado si… Ahora estamos en los finales de los sesenta, los hippies predican amor y paz, pero odian el sistema. Las sectas, por más buena ideología que intenten transmitir, siempre provocan miedo.

4. EL AMOR POR LA MUJER

El director estadounidense es un hombre que le ha dado a las mujeres un lugar protagónico en sus cintas y ha roto el estereotipo. Las presenta hábiles, inteligentes e independientes, pero también psicópatas, asesinas y villanas. Tanto hombres como mujeres pueden albergar heroísmo o vileza en su interior. A la australiana Margot Robbie (interpreta a Sharon Tate), Tarantino le ha dedicado quizás los mejores encuadres que se pueda imaginar para una estrella femenina. En todos se la ve hermosa y resplandeciente. Y, como siempre, le ha dedicado unos buenos metros de cinta a sus pies, el fetiche de Tarantino en la mayoria de sus películas.

5. EL AMOR POR EL CINE

Quentin Tarantino se ha puesto un límite: quiere filmar 10 películas antes de llegar a los 60 años. Y retirarse. Quiere evitar lo que él denomina “Cine de Geriátrico”, no quiere llegar a viejo y contar historias por encargo o tener que responder a la moda del momento. Ha generado su propio universo, violento, sarcástico, fetichista. Ahora le ha puesto una dosis de amor para hablar de algo que le gusta mucho a él y todos nosotros: el cine.

¿Qué opinas?