Joaquin Phoenix, protagonista del "Joker", dio detalles de la perversa mutación de Arthur en el Guasón. | Fuente: AFP

A Joaquin Phoenix se le ha puesto cara de Oscar, pero trata de disimular. Su impresionante rol en "Joker" domina las apuestas de los premios, pero él insiste ante los medios en hablar solo de la cinta: una mirada provocadora y desbordante a los inicios del enemigo de Batman.

"Acusar a una película de glorificar la violencia es absurdo", asegura antes del estreno del filme, el 3 de octubre en Perú, que bebe del cine de Martin Scorsese ("Taxi Driver", "The King of Comedy") y que ha dirigido Todd Phillips con Robert De Niro redondeado el reparto. El protagonista habla de la perversa mutación de Arthur en el Joker y de las críticas que ha recibido la película por presuntamente alentar la violencia.

Teniendo en cuenta que es una cinta de un gran estudio, para el público de masas y con un trasfondo de superhéroes ¿Le sorprendió que ganara el León de Oro en la Mostra de Venecia?

Phoenix: Siempre es una sorpresa. En cierto modo, Todd y yo solo esperábamos no haber hecho la película que terminara con nuestras carreras (sonríe). Ese era un poco nuestro objetivo: "¿Podemos hacer algo que no vaya a ser espantoso?".

"Joker" se estrena el 3 de octubre en las salas peruanas. | Fuente: New Century Films

Siempre tiene palabras bonitas para Todd Phillips y, pese a que era conocido por el cine de comedia, dijo que era el único director que podía haber hecho "Joker" ¿Por qué?

Phoenix: Es muy sensible y compasivo pero también tiene un sentido del humor retorcido e irreverente. Creo que eso captura perfectamente a Arthur y al Joker.

Interpreta a un villano pero aquí no tenemos enfrente al héroe, Batman ¿Cómo fue el desafío de crear al Joker sin su enemigo?

Phoenix: Su némesis es cómo percibe el mundo: su némesis es todo el mundo, lo cual es una manera diferente de acercarse a estas cosas para un villano (...) Siente, ya sea objetivamente cierto o no, que es él contra el mundo: se siente una víctima del mundo.

Joaquin Phoenix y su pareja Rooney Mara asistieron al estreno del "Joker" en Hollywood. | Fuente: AFP

En esta película llegamos a entender algunas de las razones por las que Arthur se transforma en el Joker. Si sentimos empatía por una persona malvada, ¿eso nos convierte en mala gente?

Phoenix: ¿Lo hace? No me parece lógico. De lo que realmente hablamos aquí es del trauma infantil. Si no tenemos empatía por el trauma infantil y los efectos del trastorno por estrés postraumático, no sé qué dice eso de nosotros. Diría lo contrario: si no tienes empatía por alguien que ha experimentado un trauma infantil eso sería un tipo de maldad.

Pero, ¿dónde está el límite entre empatía y exaltación? ¿Podemos pensar que el Joker no era el malo sino el héroe?

Phoenix: No, definitivamente no es el héroe. Se comporta de una manera repugnante, pero no podemos apartarnos de intentar entenderlo. Si miramos la violencia con la perspectiva del trauma infantil, entonces veremos que esas personas se comportan reaccionando a las condiciones en que vivieron, su entorno...

Es como un iceberg: si solo miramos lo que sobresale, entonces fallamos a la hora de asistir y dar recursos a los problemas subyacentes. Sabemos que la violencia puede ser aprendida y desaprendida. Es absolutamente necesario que tengamos empatía, pero eso no significa que disculpemos o justifiquemos el comportamiento violento. Está claro que sabes la diferencia entre el bien y el mal salvo que seas un niño o estés loco.

Sin embargo, hay gente que critica esta cinta argumentando que, en este momento específico de EE.UU., podría ser peligroso o problemático glorificar de alguna manera al Joker.

Phoenix: No veo la glorificación. De nuevo, para mí el punto de partida siempre ha sido el trauma infantil. Y no sé cómo puedes glorificar eso. Hay cosas que necesitamos hablar, explorar, de las que no deberíamos huir... Acusar una película de glorificar la violencia es absurdo. Y no creo que sea responsabilidad de un cineasta enseñar moralidad al público: usa tu jodida cabeza. La gente de la que habla, la gente que tiene miedo al efecto o la influencia es...

¿Simplista, quizá?

Phoenix: Creo totalmente que es una manera simplista de mirarlo: es más complejo. Es como culpar a Black Sabbath de que los niños se suicidaran. Cuando era pequeño, a Metallica y Megadeth se les culpaba de los suicidios infantiles. Obviamente, eso es ridículo, ¿no? El hecho de que podamos tener curiosidad por las causas es importante porque necesitamos hablar de eso. Pero creo que es un enfoque simplista, una respuesta fácil, y esta película no da respuestas fáciles porque no hay respuestas fáciles en esta jodida vida. (EFE)

¿Qué opinas?