Angelia Jolie vuelve a interpretar a su personaje, nacido en los cuentos de hadas.

Angelina Jolie luce de nuevo los cuernos y las alas en "Maléfica: Maestra del mal", secuela del filme de 2014 basado en la Bella Durmiente que llegará a los cines el próximo 18 de octubre y que, al igual que la primera entrega, desafía la visión maniquea de los cuentos de hadas y sitúa a las mujeres en el centro de la acción.

Junto a Angelina Jolie está de nuevo Elle Fanning en el papel de la joven Aurora que, lejos de pasarse la historia esperando a ser rescatada por el príncipe, invierte los papeles y toma la iniciativa para enfrentarse a la malvada Reina Ingrith, interpretada por Michelle Pffeifer.

Un potente reparto femenino que reivindica "las mujeres fuertes e independientes" que históricamente "han sido tachadas de malas", pero que no se olvida de los hombres.

"Muchas veces la historia trata sobre una mujer fuerte que tiene que derrotar al hombre, o ser como él, o no necesitarlo, pero nosotras necesitamos, amamos, y aprendemos de los hombres", señaló Jolie durante la presentación de la película en Londres.

La estrella reconoce que "ser una mujer fuerte supone una amenaza" para la sociedad y que es "empoderante" dar vida a un personaje como Maléfica, que rompe con el estigma de bruja que tan a menudo se usa para descalificar a las mujeres.

La secuela busca representar "diversos tipos de mujer", sin desmerecer la fortaleza de aquellas que deciden ser madres. "Es justo lo que quería hacer con Aurora, hay mucha fuerza en su dulzura, en su feminidad, en querer casarse y tener hijos", defiende Fanning, añadiendo que a menudo "ese tipo de mujer es olvidado".

Precisamente la maternidad es el eje central de la película, y es representada desde una perspectiva que toca de cerca a Jolie. "Una de los grandes mensajes de la película es que la sangre no hace la familia", dice en una entrevista a Europa Press la actriz, madre de tres hijos adoptados, sobre la conmovedora relación de cuidado que se establece entre Maléfica y Aurora. Una dinámica que fue más allá de la ficción.

"En la primera película ella era una niña así que pasamos mucho tiempo manteniendo una relación de madre e hija y conociéndonos", apunta Jolie sobre Fanning, que tenía tan solo 14 años cuando rodó la anterior entrega de la saga. Joachim Ronning ("Piratas del Caribe: La venganza de Salazar") dirige la cinta desde esta misma visión y describe Maléfica 2 como "una historia de emancipación de una hija" con la que "puedo identificarme como padre" y que "me atrapó emocionalmente".

MATERNIDAD Y FEMINISMO

El amor maternal no ha desbancado al príncipe, pero como señala Ronning, "en los primeros cinco minutos de la película nos quitamos de en medio la pedida de mano y así podemos empezar a contar la historia", bromea. Éste es uno de los puntos fuertes para Chiwetel Ejiofor, que se incorpora a la saga en el papel del hado Conall, y quien se queja de que "los cuentos eran muy binarios cuando yo era pequeño".

"Las relaciones son complejas y el clásico cuento de príncipe y princesa es algo con lo que estamos tratando de romper", reivindica Harris Dickinson, que con su personaje Phillip robará el corazón a la joven Aurora. "No es que haya nada malo en ello", matiza, "pero simplemente queremos avanzar respecto a ese tipo de representación".

El feminismo y la familia son dos temas más en una película cargada de simbolismo, que incluso se atreve a tratar la problemática de los refugiados. Ed Skrein se suma a los exiliados hados oscuros en el papel de Borra, quien encabeza el enfrentamiento contra los humanos para reclamar sus tierras. "Somos más fuertes cuando nos unimos", dice el actor, y enumera algunos de los elementos que definen el conflicto de la trama, como "el miedo a los demás y a la diversidad"

Un filme dirigido a un público infantil no podía ignorar el conflicto más candente entre las nuevas generaciones: el cambio climático. "Refleja la sociedad de hoy, el hombre contra la naturaleza. Estamos intentando conquistar la naturaleza, a veces de una manera que no es buena, y sin duda eso es lo que está pasando en también esta película", explica el director.

"Hay muchos mensajes y éramos consciente de ello, era lo que queríamos hacer", dice Jolie. "A veces el entretenimiento es solo pura diversión, pero cuando puedes lanzar un mensaje, debes hacerlo", sentencia sobre la responsabilidad de la industria respecto a los espectadores más jóvenes.

ANGELINA, CENTRADA EN SUS HIJOS

Siguiendo la estela de su personaje, Angelina Jolie mostró su faceta más tierna y confesó que sus planes inmediatos pasan por su familia. "Realmente solo quiero criar bien a mis hijos. Están en unas edades muy especiales de las que no te quieres perder ni un momento y quieres hacerlo lo mejor posible antes de que se enfrenten solos al mundo", desveló, aunque agregó que le "encanta ser artista" y que tiene "muchas ideas locas para el futuro".

Sam Riley, quien interpreta a su sirviente Diaval en la película, se adelantó con una propuesta: "Angelina, preséntate a Presidenta, por favor", dijo entre risas. Ambos personajes comparten una divertida relación que han descrito anteriormente como la de un viejo matrimonio y que, en palabras de Riley, es muy similar a la que mantuvo con Angelina durante el rodaje.

El ecologismo, la lucha de la mujer y el amor como motor conforman el trasfondo de la secuela, que es además un espectáculo visual de hadas, humanos que se transforman en toda clase de animales y localizaciones de fantasía. "Maléfica: Maestra del mal" llegará a las salas peruanas, con moraleja y diversión a partes iguales, el próximo 17 de octubre.

¿Qué opinas?