Sylvester Stallone cumple 76 años
Sylvester Stallone cumple 76 años en plena vigencia. | Fuente: AFP

Como un boxeador que se niega a ser noqueado, Sylvester Stallone ha sabido mantenerse vigente a través de las franquicias que ha ido creando, como “Rocky” (ahora “Creed”), “Rambo” o “Los indestructibles”. Con motivo de su cumpleaños 76, le echamos un vistazo a los proyectos más relevantes de este titán del cine de acción.

Michael Sylvester Gardenzio Stallone nació en Manhattan, con algunas complicaciones. “Un accidente con fórceps al nacer inmovilizó los nervios motores del lado izquierdo de mi cara, dejándome con la boca torcida, el ojo caído y esta famosa locución mía”, escribió él mismo en su libro traducido al español como “Los ejercicios de Stallone”.

A pesar de que su padre y su madre fueron personas que se preocupaban por su apariencia física (él se dedicaba a la belleza corporal y ella manejó un gimnasio para mujeres), Sylvester era un chico delgaducho, que encontró su motivación en el cine, especialmente en el actor y culturista Steve Reeves, recordado por su recurrente interpretación de Hércules a fines de los años 50.

“Después de una de esas matinés de los sábados, decidí comenzar a reconstruirme, así que fui al depósito de chatarra de la ciudad y comencé a levantar todo lo que pude encontrar: un tambor de freno, la mitad de un guardabarros, una columna de dirección. Empecé a atar rocas con cuerdas. Haría curls con bloques de hormigón atados al mango de una escoba”, comentó en el citado libro, sobre su trabajo corporal, el cual marcaría su carrera como actor.

Rocky, su primera victoria por K.O.

La noche del 24 de marzo de 1975, Sylvester Stallone vio la pelea de box entre Muhammad Ali y Chuck Wepner, en la que un confiado Ali, entonces campeón mundial de peso pesado, fue derribado por su poco conocido adversario, que luego resistió la furia del campeón por quince asaltos hasta ser noqueado. De esa pelea nació la inspiración para “Rocky”.

“Yo dije ‘eso es lo que necesito como catalizador para una idea, un hombre que se enfrente a la vida y tome una oportunidad, y tal vez llegue hasta el final’. Así que comencé a escribir y fue uno de esos frenesíes de escritura, y tres días después, tenía el guion de Rocky”, comentó Stallone en una entrevista por los 25 años de la película.

Y se podría decir que “Rocky” es también una alegoría de su vida, ya que, después de haber pasado por penurias económicas como actor secundario, Sylvester no firmó un contrato por su guion hasta que un estudio decidiera tenerlo como protagonista, y así fue: tomó la oportunidad y llegó hasta el final.

“Hay ciertos paralelismos, Rocky tenía empuje, inteligencia y el talento para ser un boxeador, pero nadie se fijó en él. Luego, cuando llegó la oportunidad, todos dijeron: 'Oye, ahí está Rocky, es bueno'. Eso es lo que me pasó. El hecho de que ambos aguantamos cuando finalmente se nos dio la oportunidad, ese es el paralelo principal”, declaró al New York Times en 1976.

Su consagración como actor de acción

El siguiente golpe de Sylvester Stallone fue como director. Primero con “Paradise Alley” (1978), película que escribió, dirigió y protagonizó, al igual que las siguientes tres entregas de "Rocky", todas éxitos de taquilla.

A pesar de su recargada agenda, nunca descuidó su físico. En marzo de 2021, compartió en Instagram una serie de imágenes de “Rocky III”, de las que dijo lo siguiente: “Esto es la preparación para la pelea con Mr. T. Era un tipo fuerte, créanme. Estos son también el peso y la grasa corporal más bajos que he tenido, 166 libras [75 kilos] y 2.8% de grasa corporal. Eso fue duro”. Aunque también confesó que se sometió a una dieta bastante peligrosa.

La segunda gran franquicia en la que participó Sylvester Stallone fue “First blood” (1982), mejor conocida como "Rambo", sobre un veterano de la guerra de Vietnam, al que le cuesta adaptarse a la vida civil. El rodaje de la película supuso un gran reto para su protagonista, que ingresó a emergencias en repetidas oportunidades.

“Había una gran variedad de acrobacias que eran muy, muy, muy peligrosas. De hecho, la primera acrobacia fue caer a través del árbol. Lo conseguimos en la primera toma, hicimos dos tomas más y dije: 'Por favor, ¿podemos parar ahora porque está empezando a doler?'. Por supuesto, en la cuarta toma me rompí una costilla y me lastimé el bazo, ", declaró, tras lo cual dijo que esto le permitió representar mejor el dolor.

Un actor indestructible

Durante los ochentas y noventas, Sylvester Stallone fue el actor de acción por excelencia, en una época que tuvo a estrellas como Arnold Schwarzenegger, Bruce Wills, Chuck Norris, Jean-Claude Van Damme o Jet Li, por mencionar a algunos. Y para demostrarlo, los reunió a los que pudo, y volvió a escribir un guion que él mismo dirigiría y protagonizaría: así nació “Los indestructibles” una nueva franquicia, que estrenará su cuarta película muy pronto.

“Esa es la palabra clave: un evento. Estamos tratando de hacer una 'película de eventos'. Al igual que ‘Los Vengadores’. ¿Por qué es tan genial? Porque estás reuniendo a todos estos personajes. Bueno, también estamos tratando de hacer eso, y creo que lo hemos logrado, incluso mejor porque hemos traído actores aún mejores”, expresó Stallone a Collider en el 2014 antes del estreno de la tercera entrega de “Los indestructibles”.

Y así, Sylvester Stallone, a sus 76 años, continúa siendo uno de los actores más vigentes de su edad. En los últimos años no solo lo hemos visto como Rocky Balboa en las películas de “Creed” o volver a interpretar a Rambo por una última vez, también formar parte de los universos de Marvel o DC, y muy pronto lo veremos en la serie “Tulsa King”. Definitivamente, es el rey de la acción.

NUESTROS PODCASTS

Entendí esa referencia

EER 4x06 BETTY LA FEA deja Netflix en su mejor momento en el streaming

“Betty la fea” es de esas telenovelas entrañables que hicieron de las situaciones comunes un fenómeno televisivo. En este episodio comentamos qué es lo que más nos gusta (o no) de la telenovela creada por Fernando Gaitán, los villanos, personajes y hasta terminamos reflexionando sobre nuestras propias vidas (como siempre, ya nos conocen). Tú escucha no más.