Buscar
RPP Noticias
Estás escuchando En vivo
 
00:00 / 00:00
Lima
89.7 FM /730 AM
Arequipa
102.3 FM / 1170 AM
Chiclayo
96.7 FM / 870 AM
Huancayo
97.3 FM / 1140 AM
Trujillo
90.9 FM / 790 AM
Piura
103.3 FM / 920 AM
Cusco
93.3 FM
Cajamarca
100.7 FM / 1130 AM
La informacion mas relevante de la actuaidad al momento
Actualizado hace 0 minutos
Mamá Limonada
EP05 | T2 | Lonchera selvática versión kids
EP 5 • 06:07
Ruido político
EP28 | T7 | Repasamos la política internacional con Carlos Pareja
EP 28 • 22:06
Nutriagenda
EP24 | El yacón, su efecto en la pérdida de peso, el control de la glucosa y más
EP 24 • 38:31

Elecciones y nuevos liderazgos

Las organizaciones pueden sentirse debilitadas si sus líderes transitan a la política formal, o fortalecidas, si asumen como un aprendizaje las interacciones propias de la política.

Las recientes elecciones para el Congreso 2020 trajeron consigo algunas variables para comprender el nuevo escenario político -como la elección de la bancada del FREPAP que hasta entonces no había aparecido en los medios ni en las encuestas-; pero sobre todo para dar cuenta de las transformaciones de la política regional y sus actores. Me refiero particularmente a la región Ayacucho, donde las candidaturas de líderes y lideresas de organizaciones de víctimas que participaron en la reciente elección, reflejan la demanda por la búsqueda de una mayor actoría en su relación con el Estado y una representación formal que les sitúa en la arena política.

las organizaciones pueden sentirse debilitadas si sus líderes transitan a la política formal, o fortalecidas, si asumen como un aprendizaje las interacciones propias de la política.
las organizaciones pueden sentirse debilitadas si sus líderes transitan a la política formal, o fortalecidas, si asumen como un aprendizaje las interacciones propias de la política.

Se trata de nuevos liderazgos, personales y carismáticos, que responden a demandas colectivas –de organizaciones de víctimas- y que obtienen resultados para un grupo de personas con sus mismas demandas, pero que al mismo tiempo empiezan a ingresar a la política formal: las agrupaciones políticas les convocan debido a su pertenencia a una base social, aunque no necesariamente para apoyar sus demandas sino debido al liderazgo que ejercen. Los dirigentes de organizaciones de víctimas han asumido un liderazgo político que les ha permitido ganarse un espacio de legitimidad ante otros actores del Estado, instituciones privadas, la academia, etc. Ese liderazgo, desde su propia identidad de víctimas, les genera un reconocimiento social y político que facilita el ingreso de su agenda al espacio público, en primer lugar, colocando sus propias demandas en torno a las reparaciones y la defensa de sus derechos, y, en segundo lugar, como una palestra para asumir cargos de representación política formal. Una mirada rápida a los casos de Daniel Roca[1], actual alcalde de la provincia de Cangallo (Ayacucho); Nilton Salcedo[2], consejero regional del Gobierno Regional de Ayacucho; o las postulaciones de Javier Tineo, ex presidente de la CORAVIP (Ayacucho) y de Adelina García, de la ANFASEP, ambos candidatos en las elecciones complementarias para el Congreso 2020, son una muestra de ello.

 

Este es un proceso que se gesta desde las trayectorias personales y colectivas de líderes y lideresas de organizaciones de víctimas que se viene desarrollando en el ámbito regional, donde la incursión de estos liderazgos empieza a funcionar como ha ocurrido con los movimientos sociales indígenas y de mujeres que también han transitado de la arena colectiva, representando a sus organizaciones, a la arena política, donde buscan una representación política formal. identidad de las líderes está fuertemente ligada a la organización de víctimas y les resulta difícil diferenciar su accionar cuando participan en la política formal. Así, las organizaciones pueden sentirse debilitadas si sus líderes transitan a la política formal, o fortalecidas, si asumen como un aprendizaje las interacciones propias de la política.

En ambos casos, el tránsito de la política de las organizaciones a la política formal problematiza los liderazgos y la participación al interior de estas agrupaciones sociales. En donde hay coincidencia plena es en que la agenda de sus demandas en torno a las reparaciones educativas, de salud, vivienda y simbólicas, siga avanzando en base a una interlocución permanente con el Estado. En un contexto de polarización política en torno a la memoria y a la estigmatización permanente hacia las víctimas, la emergencia de estos nuevos actores, que han sido marginados por años en la arena pública, constituye un signo vital de la democracia: nuevos actores y discursos van irrumpiendo desde los contextos regionales.


[1] Ex presidente de la Coordinadora Nacional de Víctimas de la Violencia. Alcalde provincial para el periodo 2019-2022

[2] Ex presidente de la asociación de víctimas de Huanca sancos. Consejero regional para el periodo 2015-2018

NOTA: “Ni el Grupo RPP, ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma.
Iris Jave

Iris Jave Comunicadora y politóloga

Responsable de la línea Memoria, democracia y postconflicto del Instituto de Democracia y Derechos Humanos de la Pontificia Universidad Católica del Perú (IDEHPUCP). Especialista en temas relacionados a políticas públicas, género y participación política, y docente de Comunicación Política en la PUCP y en la Universidad de Lima.

Tags

Otros columnistas

Ver más

Suscribirte al boletín de tus noticias preferidas

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Buzon
Al suscribirte, aceptas nuestras políticas de privacidad

Últimas noticias

Contenido promocionado

Taboola
SIGUIENTE NOTA