J.K. Rowling
En más de una ocasión, J.K. Rowling ha sido acusada de transfobia en Twitter. | Fuente: AFP

J.K. Rowling dijo que uno de los personajes en su nueva novela policial, un asesino que en una ocasión se disfraza de mujer para secuestrar a una víctima, se basó en dos asesinos de la vida real.

En un mordaz debate online, hashtags pro y anti Rowling fueron tendencia en Twitter después de la publicación de la novela "Troubled Blood" porque una crítica temprana del diario Telegraph dijo que la moraleja del libro parecía ser "nunca confíes en un hombre con un vestido".

Los críticos de la autora de "Harry Potter" la acusaron de revelar prejuicios a través de un motivo transfóbico, mientras sus seguidores defendieron su derecho a escribir ficción sin que la gente saque conclusiones sobre sus creencias.

J.K. Rowling ha enfrentado durante mucho tiempo acusaciones de transfobia, algo que ella rechaza, debido a algunos de sus tuits. En un ensayo en junio, defendió su derecho a hablar sobre temas trans y de género sin temor al abuso y detalló sus preocupaciones sobre el impacto de cierto activismo trans en los derechos de las mujeres.

LOS ASESINOS REALES

"Troubled Blood", el libro de 900 páginas, es el quinto de la serie Cormoran Strike, que la escritora ha publicado bajo el nombre de Robert Galbraith.

En su sitio Galbraith, Rowling describió al personaje como "un asesino serial sádico activo en las décadas de 1960 y 1970, que estuvo basado en los asesinos de la vida real Jerry Brudos y Russell Williams, ambos maestros de la manipulación que se llevaban trofeos de sus víctimas".

Brudos y Williams eran fetichistas y robaban ítems de ropa de mujer antes de ser encarcelados, en Estados Unidos y Canadá, respectivamente, por múltiples asesinatos.

Los editores dijeron que el primer día se vendieron 100.000 copias de "Troubled Blood" en el mercado del Reino Unido, incluidas versiones de tapa dura, libros electrónicos y audiolibros. (Reuters)