EFE

El escritor Antonio Muñoz Molina sintió hoy "una alegría gigantesca, enorme" al saber que había ganado el Nobel de Literatura la canadiense Alice Munro, una mujer "prodigiosa que tiene la virtud de comprimir el tiempo y la vida en el espacio de un cuento".

--> (FOTOS) Alice Munro: biografía de la ganadora del Nobel de Literatura 2013

"En un cuento de Alice Munro caben novelas completas", aseguró hoy en declaraciones a Efe Muñoz Molina, al que se le notaba que le "entusiasma" la autora canadiense, situada en su opinión "entre los mejores escritores del mundo".


"Es muy raro que haya tanta justicia como se ha hecho hoy", sobre todo porque la nueva Nobel de Literatura es "una persona que tiene tan pocas pretensiones intelectuales, en el sentido de que no es el tipo de escritor que a la gente que rige la moda le llame la atención".

Munro, prosiguió el novelista español, "ha hecho lo que ha querido toda su vida", y eso se nota tanto en sus cuentos de hace cincuenta años como en los de ahora. "Ella ha ido cambiando cuando no le hacían mucho caso y también cuando sí se lo han hecho, y siempre ha ido evolucionando con soberanía".

Muñoz Molina "descubrió" hace unos quince años a la autora canadiense en la revista "New Yorker". Allí empezó a leer sus cuentos y, desde entonces, ha leído todo lo que ha publicado. "Lo primero que hago cuando sale un libro suyo es correr a comprarlo", comentaba hoy Muñoz Molina, que no cesaba de repetir: "estoy contentísimo".

"Es el escritor que más confianza me ofrece. Jamás la he visto desfallecer, siempre es extraordinaria, y, además, de una manera tan poco llamativa. Es muy discípula de Chéjov y en sus relatos hay también ese tono en apariencia menor", añadió.

Una de las historias "más impresionantes" de Munro es la que dio título a su libro "Demasiada felicidad", una novela corta que trata de la vida de una matemática rusa: "Es como una novela rusa de 500 páginas comprimida en setenta páginas, porque ella tiene la virtud de comprimir el tiempo y la vida en el espacio de un cuento".

El autor de "El jinete polaco" también destacó "esa manera tan sutil" que tiene la escritora canadiense de retratar lo femenino y las relaciones de unas mujeres con otras mujeres, así como la maestría que posee para reflejar "el cambio de los tiempos, lo que ocurre cuando se compara el ayer y el ahora".

"Munro es una mujer que viene de un mundo rural, muy atrasado, y en los años sesenta vivió el gran cambio de las costumbres y de la economía. Al final de su juventud vivió el salto del puritanismo extremo a la liberación sexual, pero no al estilo de los hippies de California sino de una familia de clase media de Canadá.

Su último libro, "Mi vida querida", "es prodigioso, de una calidad excepcional" y en sus páginas se refleja "la categoría que Munro tiene como persona y como escritora". "Estoy contentísimo. No me cansaría nunca de hablar de ella ni de leerla", recalcó Muñoz Molina.

EFE