Para recordar la sensible desaparición del arqueólogo Duccio Bonavia, acaecida el pasado 4 de agosto, un grupo de connotados intelectuales se reúne hoy. El acto se realizará en el Auditorio del Instituto Raúl Porras Barrenechea (Calle  Colina  398,  Miraflores), a las 7 pm, y contará con la participación de los arqueólogos Santiago Uceda Castillo y Ricardo Morales, director y subdirector del Proyecto Arqueológico Huaca del Sol y de la Luna, respectivamente; el arqueólogo Víctor Pimentel Spissu,  el Dr. Elmo León Canales, Jefe de Investigaciones del Museo de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, y los doctores  Alexander Grobman Tversky, Tom Dillehay y Miguel Pons Couto.

Duccio Bonavía inició su vida profesional dirigiendo el Catastro de Monumentos Prehispánicos del Valle de Lima (1962-63), documento primero en su género en el país. Organizó y dirigió la Primera Expedición Científica de la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga a la ceja de selva de Ayacucho (1964), área a la que retornó en visitas de investigación en 1970. Asimismo, realizó las primeras excavaciones arqueológicas en Yaro (Pajatén) en 1966.

Producto de estos estudios publicó en 1968: «Las ruinas del Abiseo», documento que ha quedado como una de las primeras referencias científicas sobre la cultura Chachapoyas y del sitio en particular.

En el norte peruano realizó exploraciones en la cuenca del río Chancay, Lambayeque (1971) y en la parte inferior del Valle de Jequetepeque (1972). Pero, sobre todo, dedicó varios años a investigaciones en el valle de Huarmey (1974 a 1988), especialmente el sitio de Los Gavilanes, cuyo  estudio le  permitió a Bonavia hacer sus mejores aportes a la historia antigua del Perú, información sobre la forma de vida, uso de los recursos marinos, y sobre todo aportar pruebas fehacientes sobre la domesticación local del maíz.

Como reconocimiento a su labor recibió la ayuda de prestigiosas instituciones como la John Simon Guggenheim Memorial Foundation; de la Fundación Ford; del Royal Ontario Museum;del Instituto Francés de Estudios Andinos y del Consejo Nacional de Ciencias y Tecnología.

Formó parte de las más distinguidas instituciones académicas del Perú y el extranjero; entre las cuales destacó como miembro fundador de Fomciencias, miembro de la Comisión Técnica Calificadora de Proyectos Arqueológicos, Asesor de la Fundación Ford para la Conservación del Patrimonio Cultural, miembro de número de la Academia Nacional de Historia, miembro del Consejo de la Société des Americanistas de Paris, miembro de la Sección Nacional –Perú del Instituto Panamericano de Geografía e Historia, Comité de Arqueología.