Gastón Acurio se despide de el maestro cevichero Pedro Solari, quien falleció a los 98 años.
Gastón Acurio se despide de el maestro cevichero Pedro Solari, quien falleció a los 98 años. | Fuente: Instagram

El cocinero Gastón Acurio hizo de conocimiento público el fallecimiento del maestro cevichero Pedro Solari, quien dejó de existir el jueves 9 de abril por causas naturales.

"Con honda pena, comunicamos que nuestro muy querido amigo y Maestro de maestros del cebiche, Pedrito Solari, nos dejo ayer (jueves) por causas naturales a los 98 años", anotó en su cuenta de Instagram.

"Mis más sentidas condolencias a Teresita, su querida sobrina, su hermana y todos los amigos que disfrutaron de su saZon y su amistad. Pedrito, estarás por siempre en nuestro corazon", añadió el chef Gastón Acurio

SU LEGADO

Don Pedro Solari Delgado nació en Lima. Su madre era chiclayana y su padre chinchano. Entre las anécdotas que contaba Don Pedro era la primera vez que preparó un ceviche de corvina con solo 12 años, que encantó a su madre.

Sin embago, en los años treinta, no era bien visto que un hombre se ponga a cocinar y en muchas ocasiones su madre lo sacó "de las orejas" de la cocina. Pero para Don Pedro eso solo fue un impulso de luchar por lo que le gustaba hacer: cocinar. 

Cuando apenas tenía una cocina prestada, tuvo la oportunidad de tener como primer cliente a Víctor Raúl Haya de la Torre, y ya en su casa de Jesús María (donde vivía desde 1947), atendió a todos los presidentes del Perú (con excepción del Alberto Fujimori y Alejandro Toledo, recalcó en vida Don Pedro). Además, atendió a Aristóteles Onassis, Libertad Lamarque (a quien enseñó a hacer su ají de gallina), Cantinflas y muchos más.

Don Pedro tenía su cevichería en Jesús María, entre los jirones Cahuide y Pachacútec. El plato emblemático era el ceviche de lenguado, pesca de pinta que solían traerle directamente a él.

Pese a que necesitó un andador, primero, y de silla de ruedas después, Don Pedro no dejó de asistir a sus actividades, hasta que su cuerpo ya le pidió bajar la velocidad. Lamentablemente, este jueves 9 de abril, el maestro cevichero peruano dejó de existir, pero dejó un gran legado.

“No coman cebiche [de noche], decían. ¡Pero si es el plato predilecto! Y me aceptaban”, contó en una oportunidad, según cita El Comercio. Por ello, se le recordará como el hombre que introdujo el consumo de este plato de noche.