Reinaldo Arenas: "La gente está preocupada en hacer plata con el teatro"

En el Día Mundial del Teatro el actor, con 50 años de trayectoria a cuestas, se refiere a la realidad artística del país. Nadie se salva.
Reinaldo Arenas tiene 73 años, 50 de ellos dedicados a la actuación. Uno de sus roles más destacados en el cine es el de Túpac Amaru II en Túpac Amaru (1984). | Fuente: RPP | Fotógrafo: Marcos Reátegui

Reinaldo Arenas contra el mundo. El reconocido y respetado actor nacional tiene 50 años de trayectoria. Medio siglo que le da autoridad para hablar de la situación de las artes escénicas en el Perú.

En conversación con RPP Noticias, con motivo del Día Mundial del Teatro y su próxima participación en la obra "Lima de veras", Arenas alzó la voz para reclamar al gobierno y a las instituciones privadas que inviertan dinero en el arte, no por simple capricho, sino por la importancia que tiene para el desarrollo de todos los peruanos.

Confrontacional, pero sin perder la compostura, Reinaldo Arenas dice las cosas de forma directa. Habla por su experiencia, entre grandes producciones y pequeñas obras. Ha recorrido gran parte del Perú con el arte y sabe lo que dice.

"Lima de veras" es una obra cargada por un mensaje social muy fuerte...

Efectivamente, es una obra escrita por una mujer que además dirige la obra, se llama Maria Elena Mayurí. Es una obra muy valiente, veraz, entretenida y que sobre todo rescata nuestros valores e identidad. Como muchos saben, la música criolla está venida a menos, ya no existe difusión. Todavía seguimos siendo una colonia a control remoto de las grandes potencias que hacen con nosotros lo que les da la gana, y nos bombardean de música extranjera. Esta obra busca rescatar y revalorar el valor de la música criolla. Es un aporte que muy pocas veces el teatro aprovecha. Hoy en día el teatro es solo un aporte de entretenimiento, pero yo creo que más que eso debe educar, informar y entretener.

El teatro peruano ha tenido un desarrollo comercial en los últimos años, al igual que el cine, pero no es la única forma de hacerlo...

La gente está inmersa en hacer plata con el arte y a veces se equivocan. Una obra de arte bien hecha, es comercial. Pero en el Perú, la gente se va por la cosa grosera, chabacana y grotesca, sin ningún tipo de conocimiento, con el único afán de ganar plata.

¿Cree que es responsabilidad del público? Se lo comento porque existen escuelas alternativas con miradas distintas, que no tienen la misma audiencia de obras que se realizan en cartelera más comercial...

La gente se ha acostumbrado a un solo tipo de obras. En Comas o Villa El Salvador existen festivales de teatro excelentes. Por ejemplo, en Comas se hace Fiteca cada año y ningún medio lo promociona.

¿Qué piensa de la intención de meter a personajes de la farándula en el arte? Pasa en la televisión, pasa en el teatro...

Creo que en ese caso, todas las autoridades tienen que abocarse más al arte. Aquí solo hay entretenimiento banal y fatuo. Las entidades privadas o públicas deben crear centros de formación artística para apoyar a la niñez porque hay muchos valores, pero no hay oportunidades. Pero a los gobiernos solo les interesa tener un pueblo ignorante, porque es más fácil de gobernar. Ahí está el resultado: tenemos un país lleno de rateros y ladrones que hacen lo que le da la gana. Jamás se van a interesar por la cultura, y por eso cuando el público ve algo de calidad, la gente no lo ve por no estar acostumbrado.

 

 


En "Lima de veras" Arenas interpreta a un hombre de 80 años llamado Luis Enrique, caballero conocedor de las costumbres de la Lima de antaño.

En el Día Mundial del Teatro, ¿cuál es su reflexión?

Lo que necesita el Perú son más salas de teatro. Hay colas interminables de grupos de teatro para pedir un espacio que solo les dan por tres o cuatro semanas. El [Gran] Teatro Nacional está costando cerca de 25 mil soles diarios de alquiler. El Teatro Segura está cerrado, y [las autoridades] no se preocupan por restablecerlo. Lo que los hombres de teatro reclamamos es que haya más espacios de cultura. A veces debemos hacer obras en garajes, en casas o en espacios chiquitos. Hay plata, solo que nadie se preocupa por construir teatros. Y basta de hacer tanto teatro europeo, lo que necesitamos es rescatar e incentivar nuestro arte. En el Día Mundial del Teatro hago un llamado al gobierno: construyan salas de teatro, construyan espacios culturales, por favor...

En su larga trayectoria, ¿cree que el teatro peruano está mejor o peor?

Ha disminuido muchísimo [la difusión del teatro]. Hace años teníamos una gran cantidad de teatros que ya no existen ahora. Teníamos grupos de teatro. Tengo 50 años en esta profesión y no hay más espacios nuevos. Insisto, necesitamos espacios culturales, no solo en Lima.

¿Cuál es la realidad de las compañías teatrales de los conos y provincias?

Que hacen una labor gigantesca, sacrificando su dinero, mendigando a instituciones para poder hacer una obra de teatro. Además, colocan obras en escena y nadie va. Lo primero que pregunta el público es si hay alguna persona de la televisión en la obra, y si no hay, no entran a verla. Necesitamos apoyo, difusión, que nos dejen trabajar sin tantos impuestos. ¿Cómo es posible que el Teatro Mario Vargas Llosa cobre 5 mil o 6 mil soles por función? Esas entidades deben estar al servicio de la cultura, gratis.

En su próxima obra, "Lima de veras" hay un importante mensaje de empoderamiento de la mujer. En los últimos años, las luchas por la igualdad de género se han hecho más constantes. ¿Crees que en el teatro también existe discriminación?

Eso simplemente se da por machismo y complejo de parte de los hombres. Yo creo que las mujeres son superiores a nosotros en todos los sentidos de la palabra. Simplemente que [la sociedad] son una sarta de acomplejados, racistas y machistas. La mujer tiene un gran valor en la cultura peruana y hasta en nuestra historia, si mencionamos a Micaela Bastidas o María Parado de Bellido. Conozco mujeres brillantes a las que no les dan la oportunidad simplemente por ser mujeres, pero así es el maldito machismo que existe en este país.

¿Qué opinas?