Argentina cae en default por segunda vez en 12 años

La tercera economía latinoamericana fracasó en sus intentos por cerrar un arreglo con los "fondos buitre" antes de que venciera el plazo para cancelar los intereses de sus bonos Discount.
EFE

Argentina cayó el jueves en su segundo default en 12 años después del fracaso de sus negociaciones con los acreedores holdout, aunque algunos inversores no perdían la esperanza de que se lograra un acuerdo para superar la situación.

Tras una larga batalla judicial con los fondos de cobertura que rechazaron tomar parte de los canjes de deuda lanzados luego de su cesación de pagos del 2002, la tercera economía latinoamericana fracasó en sus intentos por cerrar un arreglo antes de que venciera el plazo a la medianoche del miércoles para cancelar los intereses de sus bonos Discount.

El foco está ahora sobre un grupo de grandes bancos y fondos supervisados por la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA, por su sigla en inglés) que podría declarar la situación como un "evento crediticio".

Esto podría disparar el pago de los seguros contra default, conocidos como CDS, tomados sobre la deuda argentina y le daría el derecho a los acreedores del país a recuperar sus inversiones anticipadamente. El plazo para que esto suceda es el 4 de agosto, según analistas.

El banco suizo UBS fue la primera entidad en pedirle al ISDA que se expidiera sobre la situación, reportó IFR, un servicio de Thomson Reuters.

Sin embargo, los CDS de Argentina cayeron fuertemente el jueves, según datos de Markit, mientras los inversores especulaban que un acuerdo aún podría ser alcanzado aunque sea en el largo plazo.

Los activos financieros del país sudamericano abrieron en baja el jueves en Buenos Aires, pero la caída no era tan dramática como operadores esperaban.

El índice líder de la bolsa de Buenos Aires, el Merval, retrocedía más del 6 por ciento tras subir casi un 14 por ciento en las dos sesiones previas y el peso en el mercado negro se depreciaba un 2,5 por ciento a 12,70 por dólar. "Nadie sabe qué hacer", dijo un operador.

Bancos argentinos fracasaron el miércoles en llegar a un arreglo de último minuto con los "holdouts" por comprarles sus bonos en default, según fuentes financieras. Los demandantes liderados por los fondos NML y Aurelius obtuvieron una sentencia favorable en Nueva York para cobrar 1.330 millones de dólares más intereses por los títulos impagos en sus carteras.

Aurelius reconoció el jueves que ha sido contactado con ofertas de privados o intermediarios para comprar una parte de la deuda vencida argentina, pero dijo que muchos de los reportes en la prensa han sido imprecisos o poco fidedignos.

"Aurelius no ha recibido propuesta de ese tipo que consideremos digna de ser considerada seriamente. No prometemos hacer más comentarios sobre este tema", dijo la firma en un comunicado.

Argentina depositó 539 millones de dólares a fines de junio en las cuentas en Buenos Aires de su agente de pago, el Bank of New York Mellon (BONY), para honrar el bono Discount.

Pero la entidad no completó el proceso debido a que el juez de distrito en Manhattan Thomas Griesa bloqueó los pagos de la deuda argentina que se cancela a través de Estados Unidos, que incluye toda aquella emitida bajo ley extranjera, hasta que no compense a los "holdouts".

"Todavía no está claro si los seguros de default del país se dispararán", dijo Emiliano Surballe, una analista de renta fija en Bank Julius Baer. "El default fue generado por una demanda judicial, no por el hecho de que el país no transfiriera los fondos para proceder con el pago de la deuda", agregó.

Griesa convocó a una audiencia para el viernes a las 11.00 hora de Nueva York (1500 GMT).

Argentina ha dicho que no puede cumplir con la sentencia porque estará expuesta a juicios por hasta 400.000 millones de dólares por parte de los acreedores que participaron de las reestructuraciones de deuda del 2005 y del 2010, quienes están protegidos por una cláusula que impide al país recomprar los pocos títulos en default que aún quedan en el mercado ofreciendo mejores términos que los negociados en los canjes.

SIN DEFAULT

El país sudamericano negó que haya entrado en un default debido a que depositó en el BONY los fondos para el pago del Discount emitido bajo leyes extranjeras.

"(Decir) que Argentina está en un supuesto default técnico es una patraña absurda", dijo a periodistas el jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich.

La calificadora Standard & Poor"s ya colocó el miércoles las notas de la deuda argentina en moneda extranjera en default selectivo.

Capitanich también explicó que el Gobierno se mantendrá al margen de cualquier potencial acuerdo entre privados para evitar exponerse a una demanda por no cumplir con la cláusula conocida como RUFO, que vence a fines de diciembre.

"Es necesario preservar la cuestión autónoma del Estado en el proceso de diálogo a los efectos de no generar ningún efecto colateral", dijo.

El diario argentino Ámbito Financiero reportó que Citibank, JP Morgan Chase y HSBC negocian con los "holdouts" comprar sus bonos en default. Un portavoz de JP Morgan prefirió no comentar sobre la información.

Tras el default, Argentina se podría ver obligada a cancelar anticipadamente al menos unos 34.000 millones de dólares por el capital de sus títulos PAR, Discount y Global 17 emitidos bajo leyes extranjeras en las reestructuraciones de deuda.

Esos títulos incluyen unas cláusulas que le permiten a sus tenedores exigir la devolución anticipada de sus inversiones si cumplen con una serie de requisitos y están dispuestos a enfrentarse con el país en cortes extranjeras.

Analistas dijeron que el PAR luce como el bono más atractivo para que sus tenedores disparen la cláusula de cobro anticipado debido a que cotiza muy por debajo de la par.

Aunque la situación es grave, está muy lejos del caos que se vio tras el desplome económico del país en el 2001-2002, cuando la economía se desplomó en torno a un Gobierno en bancarrota y millones de argentinos perdieron sus empleos.

Esta vez el Gobierno es solvente. Cuánto sufrirá el país por el default dependerá de qué tan rápido la Casa Rosada pueda encontrar una salida del problema.

"Nuestro escenario base es que un default sería resuelto para enero del 2015", dijo Alberto Bernal, socio de Bulltick Capital Markets con sede en Miami.

Bernal proyectó que el default podría hacer que la economía se contraiga un 2 por ciento este año, lo que se compara con un consenso anterior del mercado de una contracción del 1 por ciento.

El fracaso en alcanzar un acuerdo no provocará turbulencias financieras en el extranjero porque Argentina ha estado aislada de los mercados globales de crédito desde su default del 2002, pero el repunte de los mercados internos en los últimos días por la esperanza de un acuerdo probablemente revertirá su curso.

REUTERS