El Banco Central Europeo dejó el jueves sin cambios sus principales tasas de interés, manteniéndolas en niveles mínimos mientras despliega una serie de medidas que espera mejoren el panorama de débil inflación y reanimen a la alicaída economía de la zona euro.

La mantención de las tasas era ampliamente esperada después de que el BCE las recortara a niveles históricamente bajos el mes pasado. En esa oportunidad, el presidente del banco, Mario Draghi, dijo que los tipos se encontraban en su piso.

En su reunión del jueves, el BCE mantuvo su principal tasa de refinanciamiento en 0,05 por ciento.

También mantuvo la tasa de depósitos a un día en -0,20 por ciento, lo que implica de facto que los bancos deben pagar para dejar sus fondos inmovilizados en el Banco Central.

Los mercados esperan ahora la conferencia de Draghi a las 1230 GMT, en la que se espera que entregue más detalles sobre los planes del organismo de comprar activos.

REUTERS