En los últimos meses Estados Unidos está viviendo una de las peores sequías de su historia. Grandes áreas de cultivo, especialmente de maíz, han sido dañadas por este terrible fenómeno deja lagos sin agua y  animales muertos de sed.

Pero no solo  la economía de Estados Unidos está sufriendo la menor producción de cereales. En todo el mundo, la menor oferta ya ha dejado sentir su impacto sobre los precios de los llamados "soft commodities" o commodities alimenticios.

La sequía, además, afecta también a otros países productores del hemisferio norte, como Rusia e Italia, que esta semana reportaron fuertes pérdidas de cultivos. En contraste, Argentina anunció que las lluvias han favorecido la producción de sus campos de trigo.

En el Perú, se estima que la menor oferta global de maíz tendrá un efecto hacia fines de año. Este grano, es el principal insumo para la producción de carne de pollo, el producto de la canasta peruana que más impacta en la inflación.