Fertilizantes
Los altos precios de los fertilizantes, y su menor oferta, generarán una menor producción agrícola. | Fuente: Agraria.pe

Desde hace unos meses los gremios de agricultura advierten de la escasez y altos precios de los fertilizantes empleados en la producción de alimentos, situación que está agravándose y podría complicar aún más la inflación.

Solo en el primer trimestre del año, entre enero y marzo, el Instituto Peruano de Economía (IPE) estima que las importaciones del fertilizante urea se redujeron en 84%.

Esta caída en las importaciones, agravada a consecuencia de la invasión rusa a Ucrania, implica un déficit de más de 80 mil toneladas frente al año anterior.

"Lamentablemente, se espera que esta situación se mantenga durante los próximos meses en línea con las sanciones comerciales a Rusia, país del que normalmente se importaba cerca del 80% de los fertilizantes que se utilizan en el Perú", indica el IPE en una nota difundida en El Comercio.

El uso de fertilizantes está asociado con una mayor productividad de los cultivos, dependiendo de la zona geográfica, tipo de producto y el tamaño del terreno.

Algunos cultivos transitorios, como el arroz, producen en promedio siete toneladas por hectárea con el uso de fertilizantes, más del doble que aquellos cultivos que no acceden a este insumo.

Mientras que en cultivos permanentes, como el café, el uso de fertilizantes mejora el rendimiento por hectárea en cerca del 20%.

El IPE señala que, de acuerdo al Censo Agropecuario 2012, el 33% de los agricultores de subsistencia en estado crítico, utiliza esos insumos en sus parcelas de autoconsumo.

Agregan que, según datos de la Encuesta Nacional Agropecuaria (ENA) 2019, el déficit de fertilizantes pone en riesgo la producción y los ingresos del 47% de agricultores a nivel nacional.

Además de esto, hay riesgo de una menor producción agrícola, lo que perjudicaría la disponibilidad de alimentos en los mercados del país e incrementaría la presión inflacionaria.

El análisis del IPE advierte que es improbable que se pueda cubrir oportunamente la demanda de fertilizantes para la campaña actual, incluso con la propuesta del Gobierno de importar 30 mil toneladas de urea de Bolivia y Venezuela.

Ante esto, indican que el debate público debería girar en torno a cómo distribuir el fertilizante que se pueda conseguir y diseñar medidas focalizadas para apoyar a los agricultores que no logren satisfacer su necesidad de fertilizante este año.