Fiscalización Ambiental ha sido deficiente por falta de recursos

El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) del Ministerio del Ambiente no ha podido cumplir sus funciones ante la falta de recursos y capacidad técnica para implementarlos.
Foto: Andina

El viceministro del Ambiente, José De Echave reconoció que la fiscalización ambiental ha venido flaqueando en los últimos meses, ya que el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) no cuenta con los recursos ni la capacidad técnica necesaria.

El gobierno anterior decidió trasladar las funciones de fiscalización ambiental que venía desempeñando el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minas (Osinergmin) al Ministerio del Ambiente. Sin embargo, el proceso de transferencia se realizó solo en los papeles ya que la OEFA nunca contó con recursos adicionales o personal competente que ayude a implementar sus nuevas funciones.

“La OEFA tiene varios problemas estructurales, uno de esos problemas es el tema de recursos. Con 20 millones de soles no puedes hacer fiscalización en serio en este país y el segundo gran problema es que necesitamos una organismo de fiscalización ambiental real”, comentó.

De Echave afirma que es necesario contar con una OEFA que tenga capacidad y  presencia en las regiones. Pero aseguró que la actual administración está avanzando en un proceso de restructuración dentro de este organismo, para cumplir una real función de fiscalización Ambiental.

La OEFA debe supervisar y garantizar que las funciones de evaluación, supervisión, fiscalización, control, potestad sancionadora y aplicación de incentivos en materia ambiental, a cargo de las diversas entidades del Estado, se realicen de forma independiente, imparcial, ágil y eficiente, de acuerdo con lo dispuesto jurídicamente conforme a la Política Nacional del Ambiente.

De otro lado, De Echave aseguró que el Ministerio del Ambiente revisará la Ley Forestal y de Fauna Silvestre, ya que según dijo, el proyecto no fue sometido a un verdadero proceso de consulta previa ante las comunidades indígenas, tal como lo exige el Convenio 169 de la OIT.

La primero es desactivar una bomba de tiempo que tiene todos los ingredientes de Bagua. La Ley Forestal y de  Fauna Silvestre que se aprobó en la última semana del gobierno anterior. No voy dar al detalle los 8 puntos que nos preocupan, pero solamente quiero mencionar un punto fundamental, esta fue una ley que no salio con un proceso de consulta”, comentó. 

Durante el conversatorio “Retos para un nuevo acuerdo social y ambiental entorno a la minería” organizado por las ONG’s Red Muqui, Comunicaciones Aliadas y CooperAcción, el viceministro expuso los lineamiento de política ambiental que se seguirán en este gobierno.