INIA investiga cómo reducir pérdidas en cultivo de quinua por aves

Durante la última campaña agrícola (2011–2012), las ´aves plagas´ ocasionaron pérdidas en la producción de quinua de hasta 30%, solo en Puno.
AFP

El Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA) está desarrollando alternativas tecnológicas que permitirán contrarrestar las pérdidas en la producción de quinua ocasionadas por el ataque de aves consideradas plagas para este cultivo.

Sólo en la región Puno, durante la última campaña agrícola (2011 – 2012), las “aves plagas” ocasionaron pérdidas en la producción de quinua de hasta 30%.

En promedio, las pérdidas por hectárea ocasionadas por “aves plaga” superaron los S/. 2.000 y en toda la región Puno bordearon los S/. 66 millones en la campaña 2011 – 2012.

A través del proyecto “Aves plaga del cultivo de la quinua y alternativas de control”, liderado por el investigador del INIA Pedro Delgado Mamani, se viene evaluando cuatro alternativas de protección del cultivo como el enmallado de los campos, instalación de equipos que emitan sonidos de aves depredadoras o la implementación cintas vibradoras y banderines brillantes.

El proyecto es financiado por el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec) y se ejecuta en las regiones de Puno, Cusco y Arequipa.

Los resultados preliminares del proyecto del INIA han determinado que el tratamiento con mayor efectividad es el enmallado. Con esta técnica, las pérdidas en la producción fueron de 0% y 6% en Puno y Cusco (100% y 96% de efectividad), respectivamente.

La protección con aparatos sonoros alcanzó una efectividad de 78,4% en Puno y de 80% en Cusco. Mientras que la instalación de banderines brillantes y cinta vibradora muestran una efectividad relativa media que va desde 52.2% a 58.3%, en ambos lugares, precisó Delgado Mamani.

Explicó que estas aves no solo perjudican la producción al consumir los granos de quinua en la planta durante las etapas de fructificación y maduración, sino también afectan la calidad del producto, contaminando los granos con sus excretas.

“Estos elementos de protección han hecho posible ahuyentar a estas aves y los agricultores han tenido una mejor cosecha, lo que trae como resultado incrementar la productividad del cultivo”, explicó Delgado.

El INIA ha logrado identificar 19 especies de aves relacionadas al cultivo de quinua, de las cuales cuatro especies de palomas y tres de gorriones son las que ocasionan mayores  daños al cultivo.