Contenido patrocinado por:

Un uso adecuado reduce el gasto eléctrico del refrigerador

Para cuidar tu gasto eléctrico, no compres una refrigerador más grande del que necesitas aunque se trate del último modelo o esté en oferta.
Un lugar fresco y ventilado. El refrigerador requiere un lugar fresco y ventilado. No debe estar demasiado pegado a la pared, porque dificulta la circulación de aire en su parte posterior, lo que ocasiona un mal funcionamiento del sistema de refrigeración y, por ende, mayor consumo de electricidad. | Fuente: Getty Images
Lejos de las fuentes de calor. El equipo tampoco puede estar en un lugar donde los rayos solares le lleguen directamente, como una ventana, ni cerca de una cocina u otras fuentes de calor ya que el sistema funcionará más de lo debido. Ello, además de repercutir en tu bolsillo, hará que a la larga el aparato no refrigere adecuadamente. | Fuente: Getty Images
La temperatura ideal. No enfríes los alimentos más de lo necesario porque no extenderás su vencimiento, lo único que lograrás es un mayor uso de energía. Ajusta el termostato para mantener una temperatura de 6°C al interior del refrigerador y de -18°C en el congelador. | Fuente: Getty Images
Cierre hermético. Revisa periódicamente que los sellos de goma de la puerta del refrigerador estén en buen estado. Cuando el cierre de la puerta no es del todo hermético, hay fugas de frío y se introduce carga térmica del medio ambiente que hacen que la refrigeración no sea idónea y el equipo fuerce su funcionamiento. | Fuente: Getty Images
Una vez al año. Limpia la parte trasera del refrigerador una vez al año para evitar que el polvo se acumule en la zona del condensador que es por donde se libera la energía que se extrae de los alimentos. Desconecta el equipo y usa un plumero, una brocha delgada o una aspiradora para retirar la suciedad de manera delicada. | Fuente: Getty Images
Descongela a tiempo. Si tu refrigerador es de descongelamiento manual, no dejes que la capa de hielo en el congelador crezca demasiado porque harás que el proceso de enfriamiento falle. Descongela antes de que la capa de hielo supere los 3 milímetros de espesor. | Fuente: Getty Images
Desconecta. Si sales de vacaciones por más de una semana es un buen momento para que desconectes el refrigerador y reduzcas tu gasto eléctrico. Luego de limpiarlo, deja su puerta abierta para que se ventile y no guarde olores. | Fuente: Getty Images
Decídete antes. No abras a cada rato la puerta de tu refrigerador y evita dejarla abierta por mucho tiempo para que no hayan gastos innecesarios de energía. Es una mala idea quedarse pensando en qué se quiere comer con la puerta del refrigerador abierta. Decide lo que quieres consumir antes de abrirlo. | Fuente: Getty Imeges
Enfriar y descongelar. Enfría los alimentos calientes o tibios antes de guardarlos para que el refrigerador no gaste más energía en enfriarlos. Por el contrario, cuando saques del congelador un alimento, aprovecha en descongelarlo al interior del refrigerador un día antes en vez de hacerlo en el exterior; de este modo ganarás cuotas extras de frío. | Fuente: Getty Images

El refrigerador consume el 29% de la energía eléctrica en los hogares peruanos, revela el Ministerio de Energía y Minas, un índice que puede elevarse por el mal uso de este electrodoméstico o un escaso mantenimiento.  Aprende cómo mantenerlo en óptimas condiciones para prolongar su tiempo de vida y, lo más importante, ahorrar a fin de mes.

Sepa más:
¿Qué opinas?