Foto: Difusi
En una época de cambios, una marca que ha visto todo y se ha convertido en un líder mundial celebra su aniversario número cien.

Este 2009 es el centenario de Johnnie Walker, el whisky escocés número uno del mundo, desde que Alexander Walker produjo las mezclas sin igual que se han convertido en el Everest del mundo del whisky y que se encuentran hoy con orgullo como los whiskys más reconocidos y vendidos mundialmente. Fue en 1820 que John Walker abrió las puertas de su tienda en Kilmarnock, Escocia.

Posteriormente, comenzó a aplicar las habilidades de la mezcla de té que había aprendido en la tienda,  para mezclar sus propios whiskies y así  lograr una consistente calidad y sabor.

En 1909, con el análisis de marketing adelantado a su tiempo, la próxima generación de Walkers, Alexander y George, se dieron cuenta de la importancia de producir marcas distintivas y fácilmente reconocibles, como son Johnnie Walker Black Label y Johnnie Walker Red Label.

Johnnie Walker Black Label elaborado con los 40 mejores whiskies de malta y grano  madurados durante un mínimo de 12 años en barricas de Roble, recoge la personalidad única y distintiva de las cuatro regiones principales de Escocia. Es un whisky maduro y complejo, en el que todos los sabores trabajan juntos. De color oro fuerte, evoca en el paladar notas de manzana, peras y cáscaras de naranja las que se fusionan con pasas, logrando un sabor fresco y frutal perfectamente balanceado.  

Johnnie Walker Red Label es la perfecta mezcla de los 35 mejores whiskies de grano y malta,  extraordinario y lleno de carácter, posee un sabor joven y vibrante. Sus notas a frutas frescas, vainilla y tierra ahumada hacen que este whisky sea perfecto para mezclar. Por todo ello, es uno de los whiskies más premiados del mundo.

Conmemorando el primer centenario de Johnnie Walker Black Label y Johnnie Walker Red Label, Diageo Perú lanzará al mercado botellas de edición limitada.

Johnnie Walker Black Label se presentará en una elegante y masculina botella de vidrio negro, con la marca adornada en oro auténtico, la parte posterior de la botella mostrará un cronograma de fechas clave en la historia de la marca desde su fundación en 1820; mientras que la botella de edición limitada de Johnnie Walker Red Label ha sido reinterpretada para el siglo 21 portando la frase "Hemos navegado por donde sea que los barcos podrían navegar" destacando el espíritu de aventura y travesía marítima, honrando a los buques de Glasgow del siglo XVIII, la caja muestra el patrimonio mundial de Johnnie Walker destacando los diferentes países donde se lanzó.

Johnnie Walker establece el punto de referencia ante el cual todos los whiskies son juzgados y asegura mantenerse a grandes pasos por delante, por lo menos durante los próximos 100 años.