El actor estadounidense Ben Stiller calificó de "gran malentendido" las informaciones sobre un supuesto desplante suyo a periodistas mexicanos en la promoción en EE.UU. de "Una noche en el museo 2" a cuenta del virus AH1N1.

Varios diarios mexicanos recogieron recientemente que, durante una sesión de entrevistas de su último filme, el actor se lavó las manos con gel antibacterial tras saludar a reporteros de México.

"Creo que todo se trató de un gran malentendido, no tenía ninguna intención de transmitir ningún sentimiento negativo (sobre) la situación que ustedes estaban viviendo", explicó este martes el actor en la presentación en México de la película.

"Por este país sólo tengo buenos sentimientos", apuntó el comediante, que recordó que su primera película, "Iguana Tango", la rodó en una localidad mexicana de playa, Ixtapa (sobre el Pacífico y al sur del país).

Stiller alabó también el manejo del brote por parte del Gobierno mexicano.  El brote epidémico en el país ha causado 108 muertos y 6.133 contagios.

Preguntado por qué no había visitado al presidente Felipe Calderón como hizo hace poco el también actor Hugh Jackman ("X-Men Origins: Wolverine") para reforzar la recuperación turística de México, el actor fingió enojo porque no se le había invitado.

"¿Se reunió con el presidente? (pausa con cara seria) ¡A mí nadie me llamó! ¡Yo también hubiera ido!", bromeó, matizando después que no estaba tomando a la ligera el problema de la gripe. "Me encantaría reunirme con el presidente. Quizás él pudiera dar buenas referencias de mí después", siguió.

Los representantes en México de su estudio, Fox, aclararon que la visita de Jackman fue gestionada por ellos.  El estreno de "X-Men Origins: Wolverine" y la visita promocional tuvieron que ser pospuestas, debido a la alerta en que se hallaba la capital mexicana y el cierre de cines.

Sin miedo a la gripe A y con una actitud abierta, el comediante se acercó al término de la rueda de prensa a saludar a los periodistas y besó, abrazó y se fotografío con varias informadoras.

Stiller estrena este viernes en México "Una noche en el museo 2", una comedia que sigue la misma tónica de su predecesora: las figuras de personajes históricos cobran vida en el museo en el que su personaje es guardia.

Así, Stiller se encontrará con el zar Iván el Terrible, Napoléon o un faraón, que enfrentarán su ego al guardia, acostumbrado ya a situaciones de este tipo.

El actor alabó el trabajo de su compañero Hank Azaria, que interpreta al ególatra faraón. Azaria, un habitual de las telecomedias estadounidenses, es también una de las voces de "The Simpsons", por lo que goza de gran popularidad en Estados Unidos.

Stiller reconoció también el trabajo de la nueva generación de cómicos del cine estadounidense, como los exitosos Seth Rogen y Judd Apatow ("Knocked up"), y explicó que están marcando a los espectadores de hoy como lo hicieron en los 80 comedias como "Cazafantasmas".

-EFE