Frank Masi / Difusi

Demi Moore ha atravesado difíciles momentos, en los que no se ha mostrado el apoyo de las tres hijas que tiene con el actor Bruce Willis.

Tras su separación de Ashton Kutcher, la actriz ha entrado en una espiral de depresiones, drogas y excesos, y su expareja Bruce Willis está furioso con sus hijas Rumer, Scout y Tallulah.

"Bruce está muy disgustado con ellas. No entiende por qué dieron la espalda a una madre que, la mayor parte del tiempo, se ha mostrado muy comprensiva con ellas", dijo una fuente cercana al actor al portal showbizspy.com.

La decepción de Willis es tan grande, que ha llamado a sus hijas "malcriadas y egoístas".

"Ninguna de ellas tiene dinero ahorrado y cuentan con Bruce y con Demi para que paguen sus facturas. Lo triste de todo esto es que eso significa que Demi tiene que pagar a sus chicas para que sean buenas con ella", añadió la fuente.