La boda del príncipe Harry y la actriz estadounidense Meghan Markle continúa generando expectativa. Luego de solicitar donaciones para instituciones de ayuda social en lugar de los tradicionales regalos de boda, la pareja se alista para ingresar a la recta final de su unión, que se realizará el próximo 19 de mayo.

Esta no es la primera historia de amor que tiene como protagonistas a un miembro de la realeza y una persona que no tiene nexo alguno con la misma. Existen casos en países como Inglaterra, España y Suecia, países que mantienen el estilo monárquico de gobierno como alternativa al tradicional. 

Harry, de 33 años, y Meghan Markle, ex actriz divorciada de 36, contraerán matrimonio tras poco más de un año de relación en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor.

Aunque la familia real británica pagará los costes de la boda, entre ellos los del servicio religioso, la música, la decoración floral y la recepción, los gastos de seguridad correrán a cargo del contribuyente.

En la siguiente galería presentamos algunas de las historias más peculiares acerca de cómo las tradiciones dentro de la monarquía se van dejando de lado.