Conan fuera, Leno dentro: ¿Sobrevivirá The Tonight Show?

La guerra de los talk-shows de señal abierta en Estados Unidos ha generado que la teleaudicencia pierda interés en ellos. La semana que viene será decisiva
Foto: Difusi
Viejas costumbres pueden ser duras de matar pero al final se puede hacer. Esa es en esencia la crisis que enfrenta el venerable programa nocturno The Tonight Show, que enfrenta el período más turbulento e incierto en sus 56 años de historia.

Jay Leno volverá a conducir a fin de mes el programa que tuvo en sus manos por 17 años, como parece cada vez más probable, pero no hay garantía de que una audiencia lo abrace con entusiasmo, o con tanta lealtad, como lo hicieron cuando salió en mayo pasado para poner en marcha su propia nueva comedia de una hora.

The Tonight Show, alguna vez refugio de estabilidad en un panorama de la televisión cada vez más inestable, se ha convertido en el escenario de uno de los botines más crueles en la historia del medio televisivo norteamericano.

El formato de talk show al final de la noche, y The Tonight Show, en concreto, sirvió como un bálsamo calmante para toda una generación de espectadores. Desde aquella noche en 1992 cuando Johnny Carson se despidió por última vez frente a la leal audiencia nocturna que le había visto durante 30 años - al igual que Jack Paar había dicho buenas noches por última vez 30 años antes- The Tonight Show gobernó las ondas del aire.

Durante 17 años - un abrir y cerrar de ojos en términos de Paar y Carson - Leno entretuvo a su audiencia del final de la noche con su gran mandíbula, humor genial y carácter jocoso. The Late Show con David Letterman fue siempre el rival más rápido y divertido, pero Leno apeló a la clase media estadounidense y a sus valores. Estaba seguro, era previsible, era inofensivo.

Durante 17 años, dominó el periodo de tiempo, y cuando la cadena NBC anunció en 2004 que él le entregaría las riendas al anfitrión de Late Night Conan O"Brien en 2009, la medida fue recibida con una mezcla de incredulidad y ridículo.

En 2004, la idea de anunciar su propia jubilación para dentro de cinco años más tarde se consideró no sólo absurda sino francamente divertida.

Cinco años después, nadie se ríe.

O"Brien - ingenioso, sofisticado y agudo como un alfiler - nunca apeló a la clase media estadounidense como lo hizo Leno, y el público The Tonight Show se redujo en casi un tercio en la tenencia de O"Brien.

De repente, Letterman rival aún resentido por haber sido pasado por alto como anfitrión de The Tonight Show en 1992, fue - y es - el nuevo rey de Late Night.

The Jay Leno Show, experimento de prime-time de Leno, resultó ser un desastre total, y una rebelión de estaciones afiliada a la NBC en noviembre pasado se apresuró la decisión a principios de descartar el programa de prime-time de Leno y reponer al conductor a su vieja guarida del final de la noche.

Carson Daly y Jimmy Fallon están en otro lado pero la audiencia para los talk shows de televisión nocturnos ha envejecido, y no hay ninguna garantía de que la clase media estadounidense, que recibió a Leno, volverá al redil.

El humor nocturno ha pasado a Jon Stewart y Stephen Colbert, y mientras uno de los ejecutivos de la red examinó despectivamente a la audiencia de cable de The Daily Show y The Colbert Report en la reunión de invierno de la Asociación de Críticos de TV, la dura verdad es que el futuro de la televisión de entretenimiento puede encontrarse en los canales de cable en lugar de las tradicionales redes de difusión general.

En un momento de crisis, de cambio climático mundial, con el terremoto de Haití, la pérdida del empleo y el subempleo crónico, lo que pasa en los circuitos de talk-show nocturnos no parece tan importante, pero The Tonight Show todavía significa algo para los espectadores de clase media que confiaban en el programa para aliviarlos en la noche.

The Tonight Show se transmite por la NBC desde 1954, pero el futuro se ve nublado. No hay garantía de que puede durar otros 50 años, o incluso cinco.

Cuando O"Brien lo deje, como ahora parece casi seguro, se puede recurrir a su capacidad creativa y los instintos de comedia para establecer su propio nuevo espacio de finales de la noche por la cadena rival Fox. A la edad de 46 - Leno tiene 59 - con su brillo, puede tener años más productivos delante de él.

Leno recuperará gran parte de la audiencia The Tonight Show que se perdió cuando se fue en mayo, pero puede no ser suficiente para salvar una marca que ha sido gravemente dañada - tal vez definitivamente - por las peleas que, a los espectadores en casa , les parecen cada vez más triviales e irrelevantes.

The Tonight Show  ha perdido gran parte de la clase, la gracia, la dignidad y el brillo de la noche que Carson proporcionaba a su audiencia: " Ha sido un honor y un privilegio entrar en su casa todos estos años y entretenerlos".

O"Brien y Leno harían bien en escuchar las palabras de Carson, cuando dijo: "Espero que cuando encuentre algo que quiera hacer y crea que a usted le gustaría, espero que sea tan amable de invitarme a su casa como antes. Le deseo de todo corazón muy buenas noches".

El corazón es algo que ha sido cada vez más carente en la guerra de los talk.show del final de la noche.