Foto: EFE
A Dennis Hopper las cosas no le van bien. En lo que equivalía a un testimonio muy triste en cuanto a la condición de Hopper, tras meses de lucha contra el cáncer de próstata, ahora el actor recibe el diagnóstico de que es "enfermo terminal" mientras su esposa continúa luchando contra los términos del acuerdo prenupcial de la pareja.

"Es dudoso que el Sr. Hopper se recupere lo suficiente como para ser objeto de una declaración", dijo el oncólogo David B. Agus en una declaración adjunta a la presentación. Hopper apenas pesa 46 kilos y no puede hablar por largos períodos de tiempo, por lo tanto, una declaración extensa "en realidad podría poner en peligro su capacidad para sobrevivir a su actual crisis de salud".

El acuerdo prenupcial firmado por Hopper y su esposa Victoria Duffy suponía evitar este tipo de cosas y la estrella de Blue Velvet ya ha gastado 160.000 dólares en honorarios legales para evitar cargos de Victoria.

Hopper, 72, estará presente en su inducción en el Paseo de la Fama de Hollywood el 26 de marzo pero en una silla de ruedas y necesitará asistencia. "Será una breve ceremonia para alabar  su carrera", declaró Agus.

El veterano actor-cineasta-fotógrafo tiene una orden de alejamiento en vigor contra Victoria que le prohíbe acercarse a él o a sus tres hijos de relaciones anteriores. Ellos tienen una hija de 6 años que Hopper le permite a visitar dos horas al día.

El archivo de 140 páginas detalla numerosos efectos personales de Hopper, incluyendo miles de dólares en obras de arte, incluidas una pintura al óleo y un collage de Viggo Mortensen.