Foto referencial/EFE

El príncipe Enrique de Inglaterra llegó al Reino Unido tras su segunda misión como piloto de combate en Afganistán, donde, según reveló él mismo, disparó contra insurgentes talibanes.

El nieto de Isabel II aterrizó está tarde en la base militar de Brize Norton, al norte de Londres, procedente de Chipre, donde pasó unos días de climatización tras finalizar el lunes su estancia de cuatro meses en Afganistán.

El hijo del príncipe Carlos y Diana de Gales, tercero en la línea de sucesión al trono, viajó en un vuelo regular del Ejército y tiene previsto trasladarse junto a su unidad hasta su base en Suffolk (centro de Inglaterra).

Enrique, de 28 años, reveló en unas entrevistas publicadas el pasado lunes, coincidiendo con el fin de su misión en Afganistán, que como piloto de helicópteros de combate disparó contra insurgentes talibanes y sugirió que posiblemente mató a algunos.

"Si hay gente intentando hacer cosas malas a nuestros chicos, entonces nosotros les dejaremos fuera de juego", aseguró el príncipe.

El príncipe Enrique ha sido el primer miembro de la familia real británica en participar activamente en operaciones de combate desde que su tío, el duque de York, luchara en la guerra de las Malvinas en 1982.

En 2008 Enrique estuvo diez semanas como subteniente en Afganistán, pero tuvo que regresar con antelación tras filtrarse en el Reino Unido la noticia de su destino en ese país.

EFE