El ex esposo de Amy Winehouse reveló, al diario británico 'The Sun', los terroríficos detalles de cómo la polémica cantante inglesa "murió en sus brazos, por algunos segundos", sin poder respirar después de tres días en los que se la pasó ingiriendo heroína y crack.

Blake Fielder-Civil, de 27 años de edad, contó cómo él fue quien regresó a Amy a la vida, después de breves segundos en los que ella permaneció inerte en sus brazos.

"Eran casi las 12 de la noche y los dos estábamos en la cama hablando. De pronto, sus ojos se pusieron completamente blancos", dijo el ex esposo de Winehouse, al narrar los detalles de, lo que él describe como, "el inicio de la pesadilla".

Fue entonces cuando Blake, quien se divorció de Amy hace diez días, vio cómo la cantante comenzó a botar espuma por la boca.

"Después le dio un ataque en la cama y se cayó al piso. El ataque se agrandó como si ella tuviera epilepsia. Entré en pánico y no sabía cómo ayudarla. Estaba muy drogado y solo opté por llorar y gritar 'Amy'. Entonces opté por ponerla boca abajo, para evitar que se ahogara, y le saqué la lengua de la boca para que no la mordiera", afimró Fielder-Civil.

"Pocos segundos después dejó de moverse y de respirar. Fue la cosa más terrorífica que he visto en mi vida. Estuve seguro que esa noche Amy moriría, pero de alguna manera pude abrir su boca y darle aire", añadió.

El ex esposo de Amy Winehouse contó, después, que la respiración boca a boca que le dio a la cantante le salvó la vida, y que, increíblemente, después de recobrar un poco la conciencia tras casi morir, la inglesa optó por pedirle más drogas.


(FOTO: EFE)